HIPOCONDRÍA por la SALUD

Por lo menos, un médico honesto.

Hipocondría o hipocondriasis: ‘Afección caracterizada por una gran sensibilidad del sistema nervioso con tristeza habitual y preocupación constante y angustiosa por la salud.’

Es normal cuidar de nuestra salud: Comer sano, practicar deporte o realizar alguna actividad oriental (Yoga, Tai Chi…), meditar, ir al osteópata, quiropráctico o al masajista de vez en cuando, estar en contacto con la Naturaleza…
Pero cuando aparece la preocupación y la obsesión por la salud, cuando aparecen los miedos infundados, en definitiva, la hipocondría, es cuando algo va realmente mal en nuestro estado emocional.
Ya sé que la sociedad como está montada hace imposible que nuestra salud sea tan buena como hace unas cuantas décadas. En la actualidad, muchas de las enfermedades que tenemos las creamos nosotros mismos, las somatizamos en nuestro cuerpo.
Es una pena que nuestra mente nos altere o piense lo peor como que tenemos un cáncer o que nos moriremos pronto en vez de escuchar los mensajes que nos da nuestro cuerpo. Nuestro cuerpo es sabio y nos avisa con diferentes síntomas (dolor de cabeza, estreñimiento, diarrea, amigdalitis, infecciones…) de que tenemos que arreglar algo de nuestra vida. Por poner algunos ejemplos: Muchas de las infecciones vaginales son un aviso de que hay algo que debemos arreglar con nuestra pareja; muchos de los problemas de garganta nos avisan de que no debemos guardarnos las cosas, es decir, que debemos expresarnos; y muchas enfermedades autoinmunes (artritis, artrosis…) e incluso el cáncer nos dicen que la vida que llevamos no nos gusta, que no estamos satisfechos con nuestro trabajo, relaciones personales…
Ya sé que cada día estamos más contaminados (agua, aire y alimentos) y que cada vez enfermamos más por culpa de agentes externos pero si intentamos mantener a raya a nuestra mente que nos bombardea con pensamientos negativos, que nos conduce a pensar en un futuro atroz, que no para de decirnos que no valemos, que no servimos para nada, que estamos enfermos…conseguirá que seamos unos infelices y unos enfermos hipocondríacos de por vida.
Si a esto le sumamos la programación mental (TV, internet, cine…) pues entramos en un círculo vicioso y oscuro que hace que ni el mejor chamán del mundo pueda ayudarnos.
¿Qué remedios os propongo?
Primero, respirar, respirar como cuando éramos pequeños (respiración abdominal) para que la energía no se quede bloqueada y circule por todo nuestro cuerpo. Segundo, preguntarnos por qué nos machacamos, automaltratamos y autocastigamos de esta manera. Y por último, dónde está nuestro verdadero ser, nuestro yo auténtico, el que no tenía miedo a nada, el que disfrutaba de las pequeñas cosas de la vida diaria, el que con las dificultades salía fortalecido y con ganas de seguir viviendo.

Si estos tres remedios no te funcionan te aconsejo que vayas a un buen terapeuta emocional pero no para tumbarte y contarle tus penas dándote unas palmaditas en la espalda sino para que entre los dos vayáis al fondo, al mundo subterráneo (así lo llama Clarissa Pinkola Estés) y empezar a ‘urgar’ en tu interior para hacer una limpieza a fondo.
Debemos buscar la raíz de nuestro problema nosotros mismos y no acudir al médico como si fuera un consultorio de cartas ya que lo único que obtenemos  es medicación para taparnos la boca durante un período breve de tiempo y luego vuelta a empezar mientras hacen dinero con nuestra angustia. Debemos ser valientes, con coraje y buscar el cambio que nos produzca el bienestar (palabra ya muy manipulada y distorsionada que actualmente significa tener un buen coche, una buena casa y vacaciones en agosto).
Pues si, te digo que cambies de trabajo si no estás satisfecho, te digo que dejes a tu pareja si os estáis haciendo la vida imposible, te digo que elimines de tu vida las cosas diarias que te crispan y te ponen de los nervios o que te crean insatisfacción…
¿Que no puedes dejar el trabajo porque si no no comes o no puedes pagar la hipoteca? Mucha gente que confía en si mismo ha hecho cambios mucho más drásticos quitándose un gran peso de encima. No tienes que ser una eminencia o alguien importante para hacer con tu vida lo que realmente te plazca. Las esposas (ataduras mentales) que llevamos son invisibles y somos los únicos que podemos liberarnos de esta programación mental.
¿Que no puedes dejar a tu pareja porque tienes hijos y la familia de tu cónyugue pensaría que te estás comportando como un irresponsable?
Pues entonces acepta tu situación actual de vida para no enfermar. Tómate tu rutina diaria cambiando su perspectiva y acepta lo que has elegido vivir. Pero tienes la opción de cambiar, de otras alternativas modificando ciertos comportamientos para que te creen otra visión.
Quedarnos estancandos (inactivos, pasivos) hace que llamemos inconscientemente a la enfermedad (física o psíquica). Si empezamos a movernos es cuando salen oportunidades (muchas veces muy importantes) y la enfermedad empezará a remitir.
Vivimos con un gran miedo instaurado desde muchos años (está bien arraigado a nuestro cerebro), con miedos infundados, miedos que realmente no existen, sólo están en nuestra cabeza. Estos miedos nos paralizan y hacen que no crezcamos como personas, que no avancemos. Eso es lo que quieren de nosotros: pasividad, sumisión, obediencia y, claro está enfermedad, y mientras tanto nos tienen entrenidos con los centros comerciales (gastos y tirar de la tarjeta de crédito), con películas estúpidas sin historia y sin contenido, con anuncios de todo tipo que manipulan nuestra consciencia y nos transforman en borreguitos, y con cosas más sutiles como los programas subliminales.
Sal de tu tela de araña que te tiene atrapado. Sal y vuelve a VIVIR.
‘¿Por qué estoy enfermo? Estás enfermo porque no sigues el sentido de lo que tú sabes que debes hacer. Si tú sigues el sentido de lo que sientes que debes hacer, no puedes estar enfermo.’ J.Luis Padilla, Maestro de la Escuela Tian de Medicina Tradicional China.
Salud y Buenos Alimentos
Yo Isasi
nutricionencasa.com

PRÓXIMAMENTE EN EBOOK


Comments

  1. Marcos says

    Muy buen articulo YO, poco a poco la gente ya va tomando conciencia, cada vez somos mas “despiertos” de este sueño tan profundo.
    Es curioso que la gente se preocupa por “todo” en general, menos en su instinto de lo que tiene que hacer realmente.
    Mucha luz guapa
    Marcos

    • says

      Gracias Marcos por tus palabras y por seguir leyendo el blog.
      Si todos decidiéramos hacer lo que realmente queremos y sentimos seguro que el mundo estaría lleno de personas creativas, sinceras y habría mucha claridad en todos los aspectos.
      Un abrazo muy grande.
      Yo

  2. Paula says

    Jajaja Yo…buf, me pregunto cuáles son las fuentes de inspiración para tus artícuos ;P

    De acuerdísimo en todo, en los comentarios y en los consejos para poder cambiar. Estaría muy bien que nos contagiases a todos con la enfermedad de tu sabiduría y sinceridad…

    Supongo que el hecho de que cada vez estemos más rodeados de contaminación y venenos no es más que un reflejo de cómo estamos por dentro cada uno de nosotros como individuo en una sociedad enferma, pero enferma por no expresar ni las emociones positivas ni las negativas.

    Sigue así, eres un precioso ejemplo para todos.

  3. Criss says

    Hola guapa!
    me tiene super enganchada tu blog, simplemente es GENIAL.

    tengo una petición para ti.. sufro de hipotiroidismo y me gustaria leer un articulo en tu blog acerca de los problemas de tiroides, seria muy interesante y sobre las crisis curativas tambien ya que estoy siguiendo desde hace unos meses una dieta macrobiotica (estoy teniendo muchiiiisimas descargas, y en esos momentos saber algunos consejillos siempre viene bien).

    En fin, con todo el respeto del mundo son un par de sugerencias que te propongo..espero que no te moleste un besito grande!!

    • says

      Hola Criss! Tomo nota! Voy bastante liada pero intentaré ponerme en ello. De todas maneras sigue leyendo artículos ya que siempre hay coletillas de los dos temas que me pides.
      Un abrazo y gracias por tomarte tu tiempo en el blog. Disfrútalo!
      Yo Isasi

  4. SANDRA PICÓ GÓMEZ says

    Cuánta razón hay en este artículo. De verdad, hay que leerlo para replantearnos dónde estamos y qué hacemos con nuestra vida. Le echamos la culpa de todo a factores externos cuando el origen del problema está en nosotros mismos. Desafortunadamente, solo unos pocos somos conscientes de esto último. La gran mayoría de las personas están continuamente buscando médicos, pastillas, remedios…que no llegan a lo esencial: nuestra actitud hacia la vida.

    De hecho, el que en la actualidad hayamos conocido la causa real de la mayor parte de las enfermedades más importantes es relativamente nuevo y he comprobado como hay casos en los que los médicos se dan cuenta del problema y no se lo dicen a sus pacientes. Ellos saben que estás “podrido” por dentro por culpa de tu relación con tu pareja y hay muchos que ni se molestan en comentártelo (me baso en lo que un profesional me contó). Entonces comienzan a darte un tratamiento para esos síntomas, pero no para la enfermedad.

    Es muy triste y hasta angustioso ver cómo algo tan “fácil” (requiere su esfuerzo y sobre todo compromiso) como es reflexionar y cambiar, no se consiga. En su defecto, nos limitamos a estancarnos cada vez más en la “Homer sociedad” (creo que este personaje refleja bien el concepto de sociedad actual). Nos quedamos sentados viendo la tele, a la que concebimos como la máxima autoridad, comiendo mal, siendo unos vagos…y después nos atrevemos a decir “todos tienen la culpa menos yo” (citación de Homer).

    Lo peor de todo es que no hay un solo Homer, no, hay muchísimos, incluso yo lo he sido muchas veces. Ahora que estoy en un proceso de cambio, de búsqueda de la verdad, me doy cuenta de cuánta gente a la que le comento que esoty llevando una alimentación con sentido me dice “¿cómo va a ser eso verdad? Si gracias a la industrialización hemos llegado a unas condiciones higiénicas buenísimas” o “pues la base de la alimentación son las frutas y las verduras que son muy sanas y no engordan” o “sí, eso será importante, pero no tanto, yo con no pasarme de las calorías y hacer mi deporte…me va bien, mírame”. Me pone de los nervios, me entristece la ignorancia de la gente…pero a la vez me alegra por ser una “privilegiada” al conocer la verdad, o al menos lo más cercano a la verdad (no sé si se puede llegar a la verdad absoluta).

    Desde luego, no se reduce todo a la alimentación. Hay muchos factores: la alimentación, la respiración (meditación), el deporte, las emociones… Es un conjunto de hábitos que antes teníamos interiorizados y que poco a poco (excepto a partir de la segunda mitad del siglo XX) ha ido desapareciendo. El hombre se está “desnaturalizando” y llegará a “deshumanizarse” posiblemente con el tiempo…incluso puede que hasta ganen la batalla los robots (un poco de ironía no viene mal).

    Bueno, ese ha sido mi comentario. Sé que ha sido largo pero necesitaba plasmar las reflexiones que me han surgido del artículo. Quisiera acabar agredeciendo a Yo su incondicional apoyo y compromiso con las personas y la Naturaleza, me parece grandiosa la dedicación que tiene. Si no hubiera sido por este blog, reconozco que aún seguiría perdida. Ella da unas pautas pero sobre todo creo que su máxima podría resumirse en “equilibrio”, no hay que obsesionarse ni ser extremista.

    Como diría un sabio monje (imaginémoslo): “la respuesta está en tu interior”.

    Un fuerte abrazo, Yo. Y un gran aplauso por el blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: