PERDERSE PARA ENCONTRARSE

Cuando me quedé embarazada surgió en mi una especie de volcán que revolvió todo mi interior, mi emoción y al final estalló. Tuve valor para decir lo que no me gustaba, lo que quería, lo que no quería vivir y lo que sí. Dejé atrás muchas cosas del pasado que me estaban consumiendo y agotando física y emocionalmente. Una vez tomadas varias decisiones como una de ellas dejar familia, casa y demás, me sentí libre y suelta, sin ataduras. Después de tres meses de todos estos cambios y de dar vueltas y vueltas, tanto material como emocionalmente, mi volcán dejó de sacar lava y se calmó. Fue entonces cuando vi claro muchas más cosas, fue cuando mis relaciones familiares y parte de mi vida habían dado un giro de 360º. Así que, una vez más, me volví a sentir libre, suelta y ligera pero de forma distinta, con una sensación de paz interior que la anterior vez era más euforia.

Alguien que me ha ayudado mucho en este proceso, en mi crecimiento y aprendizaje, ha sido mi futura hija que con sus diferentes tipos de patadas podía saber si iba por el camino correcto o no, así que ella me ha guiado desde mi partida y me ha llevado de regreso con los míos, con los que quiero, con mi lugar donde me siento como en casa. Me imagino que sólo las mujeres que han estado embarazadas pueden entender lo que he experimentado.
Una leyenda urbana dice que cuando te quedas embarazada empiezas a hacer cosas antes inesperadas o increíbles y la gente de tu alrededor cree que te has vuelto un poco inestable (por no decir otra palabra más clara).
En mi caso personal físicamente me siento agotada de tanto ajetreo pero emocionalmente me siento de nuevo en paz, en mi equilibrio.
Pienso que toda acción, todo movimiento es bueno para arreglar y deshacer lo estancado, lo muerto y darle de nuevo vida pero todo tiene su momento y ahora mi momento es volver a la calma, relajarme, seguir disfrutando de los dos meses y pico que me quedan de embarazo y vivir la vida de verdad, enteramente, desde hoy mismo y hasta hoy mismo sin pensar en pasados, futuros ni fiestas de guardar que realmente no son reales, son una ficción de nuestra cabeza mareada que no nos deja respirar, ni disfrutar de una puesta de sol, de un beso, de un apretón de manos, de una mirada, en definitiva de lo que está ocurriendo en este momento.
Deseo a todo el mundo que lo haga, que se centre en el ahora, que no se deje engatusar por lo políticamente correcto, por las modas impuestas y obligadas, por las películas, por los famosos y su farándula, por el dinero, por todo lo exterior que nos rodea a diario y no nos deja respirar. Todo ésto no es real, es un matrix, y lo malo de todo ello es que ya se nos ha olvidado respirar (nos hemos ‘desconectado’), algo tan básico y sencillo que lo hacíamos estupendamente cuando éramos bebés.
Nos pasamos la vida esperando: un mejor coche, una mejor casa, una segunda residencia, un mejor marido o esposa, un mejor amante, un mejor pelo, una mejor cara, un mejor cuerpo y una mejor vida. Pero, ¿qué es lo que nos han impuesto o programado en la cabeza que nos hace siempre desear más de lo que tenemos y pensar que en el futuro vendrá lo mejor?, ¿quién nos impone toda esta comedura de olla mental? La única manera de salir de este laberinto (sin salida, por supuesto) es abandonar conceptos, ideas preconcebidas, conocimientos y bases científicas y escuchar a nuestro corazón, a nuestro instinto. Es la única manera de sentirse libre en esta cárcel de mundo.
Si necesitas perderte hazlo, no pasa nada y espero de todo corazón que te encuentres, que veas quién eres realmente y que seas consciente de que sólo existe este momento.

‘Un buen viajero no debe saber a dónde va, ni dónde viene, aquél que persigue algo, no lo encuentra, aquél que no busca nada, lo encuentra todo’. Proverbio Taoísta.
Salud y Buen Viaje.
Yo Isasi
nutricionencasa.com

2 comments

  1. Sushi dice:

    hola Yo
    Llevaba tiempo sin pasarme por aquí y me encuentro con esta noticia!
    Muchas felicidades, que sigas disfrutándolo y ya nos contarás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*