NO SABER DECIR QUE NO. COMIDAS COMPROMETIDAS.

Nos pasamos la vida haciendo comidas con amigos y no tan amigos, con familiares y no tan familiares, con compañeros o no tan compañeros de trabajo y muchas de estas comidas son por compromiso no porque realmente queramos asistir. Pero aquí no voy a entrar en en el tema de la amistad o empatía por los comensales, voy a hablar sobre aquellos que estando con problemas de salud (algunos serios), y han decidido cuidarse a nivel nutricional, no saben priorizar y prefieren acudir que cuidar de su cuerpo. Lo malo llega cuando han pasado unas horas de la comprometida comida social donde empieza el malestar físico y psíquico y eso sólo lo vive uno mismo, eso ya no se comparte con los demás comensales…
Muchas de estas comidas no nos llenan ni a nivel nutricional y mucho menos a nivel emocional y creo que ya es hora de que tantos los que quieran ir como los que no respeten las decisiones de ambas partes.
Es muy importante la comprensión y apoyo de los demás cuando estamos haciendo una terapia nutritiva para nuestra salud ya que esto implica que podamos seguir adelante ya que no es un camino de rosas y necesita de paciencia, dedicación, constancia y creo que la última palabra sería valentía.
‘Debemos ser cautelosos con la enfermedad. Su instauración es lenta y ensidiosa y su salida terriblemente costosa’. J. L.Padilla.
Con esta cita queda claro que la enfermedad no llega así de la noche a la mañana, bueno, puede llegar de repente, pero sólo cuando hemos llevado un estilo de vida en desacuerdo con la salud. Por eso, debemos ser realistas y saber que la recuperación tardará en llegar y sólo depende de nosotros, de nuestra actitud hacia ella y hacia la vida, de nuestra alimentación y de nuestro estado emocional. Ya se trate de bajar peso, como de una úlcera, una infección vaginal y ya no hablemos de palabras mayores como un tumor en el pecho o en el útero…y muchas más.
Tenemos que enfrentarnos a los compromisos sociales, tenemos que ser nosotros mismos y ser nosotros quienes tomemos las decisiones que realmente queremos. Así que si nos invitan a una barbacoa con embutidos, fritanga, carne grasa con unas ridículas hojas de lechuga pero la gente que acude es de nuestro agrado y nos conoce bien, tenemos que ser valientes y aceptar la invitación pero siendo honestos y llevándonos nuestra comida curativa sin ningún tipo de vergüenza ni prejuicio ni mal rollito.
Seguro que nos asombramos de las reacciones de los demás. Es como los intérpretes de una película: tendremos al graciosillo de turno que nos dará la tabarra con sus chistes malos nutricionales; estará el erudito nutricional interesado pero sabiendo que lo que comes es por esto y aquello; tendremos el personaje maternal preocupado porque ahí no hay grasa y te vas a quedar en los huesos; y al curioso, el que lo quiere probar todo, cuidado que este último que te puede dejar sin comida. Pues eso, somos los protagonistas de esta película y debemos aceptar la situación, seguro que la primera vez puede resultar un poco molesto, o tal vez no, pero os puedo asegurar que luego será algo normal porque la gente respetará y sabrá que lo haces por tu bien, por tu Salud.
En definitiva, tienes dos alternativas: quedarte en casa y disfrutar de la comida pero sin compañía o ir a la comida social con tu fiambrera nutritiva y disfrutar de la compañía y de tu buena comida.
Todo está en nuestra cabeza, todo lo creas tú. Así que abre tu mente y tu boca y deja que entre lo mejor y si es con buenos amigos, mucho mejor.
Y quítate ya de la cabeza que eres un bicho raro, que en esta sociedad es imposible alimentarse y nutrirse bien, elimina la programación mental. Cada vez somos muchos, cada vez somos respetados e incluso admirados por nuestro empeño en recuperar nuestro bienestar.
Yo estoy encantada porque con mi trabajo puede ir a cualquier parte de España a comer MacrobiotiVa (si me invita mi gente, claro). ¡Cada vez somos más! ¡Gracias a tod@s de todo Corazón!
Salud y Buenos Alimentos en buena compañía.

Yo Isasi

nutricionencasa.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*