SUS PRIMEROS TRES MESES DE VIDA…Y LOS MÍOS

Pues si, es verdad lo de que ‘el tiempo pasa volando’ y más cuando convives con un recién nacido donde los cambios son rápidos y las horas ahora si que pasan volando. Tengo que confesar que el primer mes de su vida fue bastante ‘duro’ ya que hay que estar por tu bebé tanto física como emocionalmente, lo que hace que tu vida como persona individual, de golpe y porrazo, desaparezca, que desaparezca tu vida anterior, tu rutina diaria y aparezca otra nueva vida, diferente, acompañada día y noche quitando importancia a cosas que antes te hacían perder la cabeza…ahora eso se acabó, están en segundo plano.
Al principio, las noches no eran noches, seguían siendo de día ya que no duermes (sólo alguna cabezadita de unos minutos) para dar de mamar ya que tu bebé no tiene todavía el ritmo del sueño.
Ya en el segundo mes la cosas se normalizaron un poco, teniendo más tiempo para volver a recodarte como persona aunque sigues al 100% siendo su nutriente indispensable para su supervivencia.
Ahora que nos adentramos en el tercer mes tengo que decir que las cosas fluyen con más tranquilidad y es cuando realmente hay un feedback muy bueno, es cuando ya te reconoce como madre, antes también, pero ahora eres más consciente de ello porque te mira, te sonríe y eso, amigos míos, no tiene precio.
Estoy muy contenta por su salud, ha engordado y ya pesa 6 kilos aunque yo esté más delgada de lo habitual por entregarme tanto. Voy por la calle y algunas personas al verme no lo entienden y aún tengo que oír eso de ‘¿seguro que tu leche es suficiente?’. Por supuesto que es suficiente, se ve bien clarito, está bien entrada en carnes, con sus mollitas y con una mirada que te lo dice todo. A veces pienso que no llevo leche sino nata ya que es increíble lo mollosa que está y si, yo actualmente me he quedado en los huesos pero sigo con energía, sigo nutriéndome como en el embarazo para entregarle todo lo mejor y siga creciendo, siendo consciente que mi cuerpo ya volverá a su peso cuando todo se normalice pero ahora, mi momento, es dar y dar sin pedir nada a cambio y con todo mi amor.
Quiero hacer una aclaración con el tema de dar de mamar. Ahora parece que han salido las lactivistas y las asociaciones prolactancia. Está bien que haya mujeres que quieran que seamos más las mujeres que damos teta pero de ahí a etiquetarnos con otro nombre (ya nos etiquetamos bastante) pues lo veo exagerado y sin ningún fundamento ya que dar teta se da desde que apareció el hombre en la tierra y si, ya sé el tema de las leches artificiales pero el tema de la lactancia materna creo que se ha ido al otro extremo llevándolo a la exageración. No me considero lactivista, simplemente soy una Madre que da a su hijo lo que la madre naturaleza le otorga: Leche nada más y nada menos.
Y desde aquí quiero también hablar de esas madres que con todo su deseo del mundo quieren dar teta a sus hijos pero no lo consiguen. Quiero expresarme y decir que estas mujeres que por circunstancias de la vida tienen que dar biberón aún deseando dar de mamar son para mi grandes madres, madres que pueden dar tanto amor como cualquiera o incluso más ya que a veces no es sólo la cantidad o la calidad sino el Amor lo que hace que tu hijo crezca sano y fuerte.
Eso vale más que la mejor leche del mundo. Por lo menos esa es mi opinión personal pero quiero que quede claro por si alguna madre se siente identificada y está leyendo este post.
Siguiendo con mi experiencia, decir que me siento libre, cosa que hacía tiempo no me pasaba, es una libertad interior que me da mucha paz…y yo que pensaba que me sentiría atada, retenida…pues todo lo contrario, es increíble lo bien que se siente una y además es increíble cómo se asombra una misma cuando empieza a inventarse nanas, o a dar mimos, o a sacar de tu interior un amor incondicional tan profundo.
Ahora empieza con los dientes y qué decir que todo lo que he encontrado por mi zona son mordedores de plástico y sintéticos…así que lo dejaré con su dedo y con su trapito de algodón que parece que por ahora funciona.
Os dejo que me voy al lado de mi nuevo Amor que ha hecho que vuelva a renacer.
Salud y Buena Crianza.
Yo Isasi
nutricionencasa.com

4 comments

  1. paula dice:

    Que sigas disfrutando mucho de tu niña, Yo. Un beso grande.

    • Yo Isasi dice:

      Gracias preciosa! Gracias por seguir estando ahí y aquí…Te deseo un embarazo con mucha luz y aprovecha que es un momento ideal para que se despierte nuestra intuición.
      Un besazo

  2. Maria dice:

    Me ha encantado este post! Me alegro mucho leerte y que va tan bien con tu niña, tu princesa. Yo no pude dar pecho aunque aguanté como una jabata con el sacaleches día y noche cada tres horas (como si el bebé fuese quien mamase) hasta poder cogerle en brazos y sentir qué sensación era esa de alimentar a tu bebé. Fué sólo una vez pues me la cortaron por circunstancias (una lástima, ya que llenaba bibes con facilidad) pero ese momento jamás lo olvidaré. Y por suerte, lo tengo inmortalizado en preciosas fotos, almenos para mí.
    Un abrazo gordo a las dos!

    • Yo Isasi dice:

      Gracias María por contarnos tu experiencia! Cuando eres madre toda tu vida cambia y lo que era importante antes ya no le prestas atención porque toda tu vida y atención son para la nueva vida que has traído a este mundo. Te deseo la mejor de las crianzas. Disfrutemos!!
      Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*