LA LECHE QUE TE DIERON.

Las expresiones ‘me cago en la leche’, ‘que te pego leche’ (famosa por Ruíz Mateos) o ‘la leche que te dieron’, son bastante despectivas y que ya de por sí desprestigian bastante a la leche. En el fondo parece que haciendo estas ‘alusiones lácteas’ ya sabemos, desde hace tiempo, que la leche no era tan buena como nos la pintaba la industria láctea con su publicidad engañosa venida en los años 60 de los Estados Unidos.

‘Cinco años después de la Segunda Guerra Mundial entra Europa en contacto con la cultura norteamericana, y se producirá un cambio radical en los principios que durante siglos habían acompañado el crecimiento de los bebés: los fabricantes de leche en polvo y de alimentos dietéticos para niños arrinconaron la cultura tradicional, considerada como menos moderna y menos fiable. Incluso los pediatras se dejaron seducir por un comportamiento ‘moderno’ que no tenía en cuenta la individualidad biológica del lactante. Así se llegó a las aberraciones de la década de los 60 (introducción de los alimentos sólidos a partir del segundo mes de vida), que se está superando no sin dificultades tras haber visto, a más de veinte años de distancia, los problemas originados por estos cambios tan antinaturales.’

A unos les dieron leche materna con todos sus beneficios tanto físicos como emocionales y a otros, con menos suerte, nos dieron la leche de bote, todo un mejunje para aquellos inmaduros paladares de entonces, aunque hay que decir que nuestras propias madres pensaban que era mucho mejor que su propia leche…¡Menuda programación láctea!
Actualmente, después de décadas, el debate sigue en la mesa con sus pros y sus contras y además, está habiendo un ‘boom lácteo’ promovido por madres lactantes que abogan por una lactancia hasta la saciedad, por no decir hasta la Universidad. Personalmente opino, que lo ideal sería encontrar el punto medio del asunto y dejarnos de ser tan extremistas y simplemente decantarnos por lo que nos sea más adecuado, individualmente hablando.
Pongamos un ejemplo: Mujer trabajadora, soltera y recién madre con vistas a reincorporarse al trabajo en breve. Lo ideal, bajo mi punto de vista, sería dar a su bebé el calostro para aportarle las defensas necesarias y si puede aprovechar su leche durante su baja por maternidad y luego no sentirse culpable por no haber seguido dándole teta. Acabemos con este rollo lactivista que hace que muchas mujeres trabajadoras se sientan culpables y lo peor de todo es que transmiten esas emociones negativas a sus bebés creyendo que no son bien nutridos y sintiéndose ‘malas madres’ por ello. Mejor sería la leche materna, no cabe duda, pero no todo está en la nutrición física ya que es igual de importante, en estos momentos, la nutrición emocional.
Tenemos que ser realistas y ver en qué mundo de locos vivimos y las trabas que nos pone la sociedad actual para ser madres, auténticas Madres.
Otra cuestión importante que quiero recalcar es que, por mucha teta que una madre pueda dar a su bebé no será mejor si ésta no se cuida nutricionalmente hablando. ¿Para qué sirve dar de mamar durante años si esa madre come desequilibradamente y si además lleva una vida estresante? Es normal que haya subido el índice de caries en los lactantes. La culpa no es de la leche materna, la raíz de este problema bucal viene directamente de la pésima alimentación de la madre. Pero ojo, algunas madres se creen que llevan una buena alimentación porque toman frutas y zumos (muchas en exceso y algunas litros de zumos industriales llenos de azúcares) y una ingesta excesiva de éstos que hace que nuestros niveles de glucosa en la leche sean más altos de lo normal, de ahí la llegada de la caries prematura.
Mi mensaje es claro: Si puedes dale teta con devoción pero cuidando tu alimentación y tu estado emocional; si no puedes por incapacidad física o laboral pues dale todo tu amor y cariño para que tu bebé se sienta saciado y nutrido emocionalmente ya que le ayudará con gran eficacia a que su sistema inmunitario sea fuerte y pueda contra infecciones, virus y demás visitantes y lo más importante, se sienta feliz y querido.

‘Son muchas las personas que en su infancia no se acercaron a la cantidad ideal del contacto con los pechos de su madre; demasiados de nosotros fuimos alimentados no por lo pechos maternos, sino por fríos pezones de plástico y fórmulas químicas elaboradas por empresas multinacionales. No es de extrañar que nuestra sociedad esté tan obsesionada por los pechos femeninos (tanto hombres como mujeres), ni tampoco que el escenario esté preparado tan pronto por molestias en esa zona del cuerpo femenino.’ C.Northrup.
Salud y Buenos Alimentos Maternos.
Yo Isasi
nutricionencasa.com

8 comments

  1. Cristina87 dice:

    Hola Yo
    El otro día estuve cuidando a mi sobrina (5 meses) y me dio por leer los ingredientes de la leche de inicio (la madre no le puede dar el pecho) y tenía hasta taurina, lo peor de todo es que le tuve que hacer el biberon y dárselo.
    ¿Conoces alguna leche de inicio “sana”, lo menos nociva posible?
    Muchas gracias

    • Yo Isasi dice:

      Hola Cristina! Pues es un tema que no he investigado ya que al no ser partidaria de la leche de fórmula…Yo suelo recomendar la leche de cereales donde el ingrediente principal es el arroz integral ya que se aproxima mucho a la leche de la madre por el aporte de macronutrientes. Está compuesta por cuatro partes de arroz integral grano gordo, tres partes de arroz integral dulce y una parte de mijo (nunca utilizar trigo sarraceno, trigo y centeno), se le pone un trocito de kombu y un pelín de melaza de arroz ecológica. Esta es mi opción que creo recordar que la receta la puse en el artículo Nutriendo a tu Bebé, a tu Vida.
      Ojo con las leches de cereales preparadas porque están hechas simplemente con harinas químicas.
      Bueno al no ser tu hija puede que no puedas hacer mucho….Te recomiendo, aunque seguro que ya lo haces, que le des el bibe con todo tu cariño y proyectando que le va a nutrir y sentar de maravilla.
      Un abrazo y ya nos cuentas.

      • Cristina87 dice:

        Hola otra vez, ya lo estuve hablando con la madre y dice que eso es un rollo que prefiere darle la de fórmula que sabe con certeza que es completa (cada uno tiene sus creencias, le digo las cosas como sugerencias, no quiero que haya malos rollos).

        Lo único que consegui es que me deje darle el biberon cuando yo quiera (antes tenía que esperar 4 horas entre toma y toma),¿cómo puedo saber si quiere comer?, si tuviese que darle teta con acercarsela, si se agarra ya está, pero al ser biberon y tener que prepararlo no se como hacer, ¿cada cuantas horas sería lo mejor?

        Muchas gracias
        Un beso!

        • Yo Isasi dice:

          Hola Cristina! Me alegro que aceptes la situación. Tengo una clienta que acaba de ser madre hace dos semanas y el pediatra le ha dicho que siga el horario acordado. En fin, ella nota que el bebé quiere más y no le da. Al final, después de hablar con ella se dio cuenta de que tiene que seguir las apetencias de su hijo y no las teorías del pediatra. Así que cada vez que su bebé llora y ve que no es por el pañal, prepara un bibe y el peque se lo toma bien a gusto. De nuevo, madre e hijo relajados.
          Tú sabrás cuándo la peque quiere comer, deja la mente a un lado, disfruta de su presencia, de su gran sabiduría y ella te dirá cuándo es el momento de su bibe.
          Un besazo y ya nos cuentas!
          He visto que hay varias casas que llevan leche de fórmula ecológica. Seguro que encuentras algo interesante y no tan manipulado.

      • Marisa dice:

        entonces, las mujeres de África que no llevan una dieta demasiado nutritiva? ¿sería mejor que no le dieran el pecho?? hay muchísimos estudios que demuestran que lo mejor para un bebé es la leche de su madre, incluso de aquella que no puede llevar una dieta ecológica-macrobiótica. el pecho no es sólo leche, pero además, aún en situaciones carenciales como en África, con una madre mal nutrida, la leche consigue alimentar a su cría, es uno de los milagros de la maternidad, de la naturaleza. ¿porqué tenemos que justificar siempre el no dar el pecho? dejemos de focalizar donde no debemos y hablemos más de la realidad, que este mundo capitalista castiga la maternidad y su naturaleza. no podemos dar el pecho porque tenemos que trabajar a los 4 meses… vale ya de justificar que sigues siendo buena madre si vuelves al trabajo, claro que lo eres, pero también si quieres gozar de tu maternidad plena, cambiando de sitio las prioridades claro. La leche materna es única e insustituíble.

        • Yo Isasi dice:

          Hola Marisa! Te puedo asegurar que las mujeres de África de las zonas rurales llevan una alimentación más sana que nosotras las supuestamente ‘civilizadas’ que comemos aditivos y azúcares por doquier. He vivido en India, en Kerala, durante dos años y te puedo confirmar que se alimentan mucho mejor que cualquier madre ecológica de España, comen cereales, legumbres, pescados frescos, frutas de su zona y su agua la recogen en los acantilados que dan al mar y es super valiosa en minerales. Así que o no me he explicado bien o no me has entendido. Por supuesto que es mejor dar leche materna, yo lo hago y cada vez somos más pero lo que no es comprensible y poco nutritivo que una madre occidental comiendo a base de alimentos industriales pueda aportar a su bebé todos los nutrientes como una africana o una india. Y no es querer justificar no dar pecho pero en la sociedad capitalista en la que vivimos los de arriba hacen todo lo posible para que las madres tengan miedo, se sientan incapacitadas y no crean en su instinto materno, y ahí llegan los chupetes, los biberones, las papillas químicas de 9 cereales que de cereales tienen poco y así un montón de cosas que nos hacen perder nuestro centro. Y si la leche materna es única e insustituible. Estoy de acuerdo contigo.
          Un abrazo muy grande.
          Yo Isasi

          • Marisa dice:

            Creo que yo tampoco me expliqué bien o no me entendiste, cuando dije madres en situaciones carenciales me refería a las zonas de África que todos y todas conocemos donde desgraciadamente la realidad es que hay gente que pasa hambre, incluso mueren. He tenido la suerte de viajar pòr Asia en varias ocasiones y estoy de acuerdo contigo en lo mucho que tenemos que aprender en relación a hábitos alimentarios. Aunque lleves una dieta más industrializada, o de comida rápida, el pecho siempre será mejor que bebidas externas compradas, aunque sean de gran calidad.

          • Yo Isasi dice:

            Hola Marisa de nuevo!! Pues entonces pensamos igual!! Estoy contenta y espero que cada vez seamos más libres para poder elegir sin presiones, miedos infundados y programación adulterada.
            Un abrazo muy grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*