‘¡ERES MI ÚLTIMA ESPERANZA!’

Si, una frase que me están repitiendo últimamente muy a menudo.
‘¡Eres mi última esperanza! He probado de todo y nada me funciona, seguro que tú puedes resolver mi problema’.
Desde aquí quiero hacer hincapié que ésto que me expresan tan eufórica y desesperadamente, como si su vida corriera un peligro inminente, tienen que ser conscientes de que no es así.
Ni yo ni ningún terapeuta somos ningún Dios, ni Salvador a los problemas ajenos, sólo simples acompañantes, guiadores porque nunca tenemos la verdad absoluta, ni la solución verdadera. Eso es un trabajo de cada uno, muy personal y podemos dar ni nuestro poder a una persona ajena y menos cargarla con nuestras responsabilidades.
Tenemos que aceptar primero nuestra condición o enfermedad y luego, si, buscar todo lo que haga falta para encontrar la raíz del problema pero siendo nosotros los que la encontremos, con o sin ayuda.
Tenemos que hacernos mayores, empezar a actuar con consecuencia y más cuando se trata de nuestra Salud, de nuestra Vida.
No podemos dar nuestro ser, por no decir nuestra alma, a cualquiera para que nos solucione un problema que hemos creado nosotros durante años y encima que nos lo solucione en un par de sesiones. Señores míos, esto no funciona así, necesitamos mucho tiempo, mucha dedicación y mucha paciencia para volver a nuestro centro y nosotros somos los únicos que podemos sanarnos.
Otra cosa que también quería expresar es que los que nos creen supuestos ‘salvadores’ no vivimos del aire, es decir, que necesitamos sustentarnos y eso es a través del dichoso dinero. Digo ésto por la cantidad de largos emails que recibo con la única idea de que una vez contados sus problemas físicos y psíquicos quieren una solución rápida como un producto milagroso y luego ‘adiós, muy buenas’.
Por favor, debemos valorar a la gente que trabaja como terapeuta, en cualquier rama, ya sea acupuntura, osteopatía, nutrición…ya que no somos curanderos somos ‘profesionales’ como una cajera de supermercado, oficinista o taxista. Si al taxista le pagas después de dejarte en tu destino, ¿por qué no pagar al osteópata que te ha recolocado estructuralmente o al nutricionista que te está aportando su conocimiento para que recuperes tu salud estomacal?
Creo que me he expresado con claridad y que no es egoísmo ya que en esta sociedad necesitamos dinero para poder comer y tener nuestras necesidades básicas cubiertas. Con esto no quiero decir que no se pueda ayudar de forma altruista pero, como comenté antes, no se vive del aire. Y creo que es muy importante que la gente empiece a reconocer, a valorar el gran trabajo que realizan muchos terapeutas así como valoran a los supuestos hombres de bata blanca que les recetan medicamentos como si fueran golosinas.
Por favor, pongamos las cosas en su sitio y dejemos de soñar pensando que el que está detrás del escritorio es el único que tiene la solución a nuestro problema porque es justamente todo lo contrario, quien la tiene eres solamente TÚ.
Salud y Buenos Alimentos
Yo Isasi
nutricionencasa.com

8 comments

  1. Gregorio dice:

    Tienes tanta razón que no tengo palabras, gracias por todo una vez mas, por guiarme, por hacerme entender cuál era el camino y por cada día que pasa que estamos en contacto.

  2. sandra dice:

    Muy bien dicho Yo. Hacía falta que te pronunciaras en este aspecto tanto por tu bien como por el de los demás. En primer lugar, respaldo esta idea porque tú, Yo, estás realizando un trabajo igual que cualquier otro que sea remunerado y este no iba a ser menos. Sin embargo, al tratarse de una labor desempeñada en muchos casos a distancia, parece que la gente no siente la misma responsabilidad de pagar por ella. En segundo lugar, también me ha parecido necesario para los demás porque ya es hora de aceptar que la solución está en nosotros mismos. Nadie va a mirar por mí como yo lo hago. Yo soy la única que puede empezar a marcar una diferencia y no quedarme igual actuando como llevo haciéndolo toda la vida. Pero para conseguir algo que nunca he tenido (en este caso hablo de salud, bienestar, equilibrio…etc) tengo que empezar a hacer cosas que nunca antes he hecho. Y aquí reside la importancia de que hay que concebir a Yo como una ayuda que te va a enseñar el camino pero el que debe empezar a poner las piedras correctamente para andar sobre suelo firme ese tienes qur ser tú mismo. ¡Ah! Y esto por supuesto que no es un milagro, requiere esfuerzo y sobre todo constancia. Es un camino de todos los días.

    Gracias Yo por recordármelo, era el empujón que necesitaba tras este período de incertidumbre. Hablamos pronto. Besos

  3. Rocio dice:

    Muy bueno Isasi, me ha encantado, muchas gracias!!

  4. Dorkys Castillo dice:

    Yo, por el contrario VALORO todo tu esfuerzo y estaba como estoy dispuesta a pagar por la ayuda prestada y di todo lo que me pediste fotos; datos y respuestas personalísimas y me expuse a expensas no por una ultima esperanza pero sí bien una guía adecuada y luego la respuesta fué: “Bueno nada”, eso me derrumbó porque estaba con buenas espectativas y conociendo que todo es verídico y honesto!! con Amor!!

    • Yo Isasi dice:

      Hola Dorkys! Te entiendo pero al vivir al otro lado del charco habían cosas en que no estabas de acuerdo y por eso te recomendé que buscaras a algún nutricionista bueno de tu zona para que pudiera ser más fácil para ti ya que muchos alimentos allí no los podías encontrar de calidad y rechazabas el miso porque llevaba soja pero no toda la soja del mundo es transgénica…por lo menos por ahora. En fin, espero que te encuentres mejor y hayas encontrado la raíz de todo.
      Un abrazo muy grande desde Menorca, España.

  5. Laura dice:

    Muy buenos todos tus árticulos. Llevo toda la mañana “enganchada” a tu blog. Felicidades por el gran trabajo informativo que haces y por no tener pelos en la lengua a la hora de hablar alto y claro.
    Respecto a éste donde comento, decirte que tienes más razón que un Santo. Soy terapeuta, ni soy Dios ni vivo del aire (o prana)ni soy “maga blanca” como algunos se empeñan en llamarme. No hay forma de hacerles entender a mis “queridos pachuchitos” que los únicos que les pueden sanar son ellos a ellos mismos que yo, tan sólo, les enseño el camino y que si se dejan guiar y trabajan, lo conseguirán! pero que nadie tiene la varita mágica que haga “plin¡” y adiós a todos tus males…
    Me gusta mucho esas frases que pones al final del artículo de Louise L. Hay… lo dicen todo.
    con tu permiso “comparto” en mi muro de Facebook este post y, si no te molesta y me das consentimiento, me gustaría publicar alguno más que me ha resultado bastante interesante.
    Gracias por toda la información (buena información) que nos regalas.
    Un abrazo y mucha luz en tu trabajo

    • Yo Isasi dice:

      Hola Laura! Bienvenida a la web y gracias por tus palabras! Me alegro que te sientas identificada con este post. Y si, claro, con tal de que pongas la fuente, yo encantada de que la gente los vaya leyendo. Es una web hecha con mucha dedicación y mucho cariño por eso saqué un libro porque sé que hay gente todavía le gusta leer como ‘antiguamente’ y porque me apetecía poder coger mi trabajo con mis manos.
      En fin, me alegro mucho de que disfrutes y de que puedas sacar información que merezca la pena.
      Un abrazo muy grande.
      Yo Isasi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*