EL FÍSICO NO LO DICE TODO…

Los que me leéis asiduamente ya sabéis que hace cuatro meses tuve un parto natural en casa sin ayuda externa y sin medicación de ningún tipo (Más info en ‘Parir en casa: Una experiencia increíble’). Fueron siete horas de duro e increíble trabajo tanto físico como emocional que hizo que recuperara mi peso anterior al embarazo en pocos días. También sabéis que estoy dando de mamar a demanda así que la lactancia, según dice Carlos Gonzalez, experto en lactancia materna, hace que pierdas medio kilo al mes durante los seis primeros meses.
Seguro que muchas mujeres estarían encantadas si han tenido un embarazo de antojos y excesos donde su peso subió por las nubes. Estarían encantadas de esta liposucción casera, sin moverte de casa, pero en mi caso, al ser una mujer delgada como mi madre que pesaba 42 kilos en su boda y mi abuela que siempre pesó 40 kilos toda su vida, menudas mujeres gallegas, ha hecho que adelgace más de la cuenta y claro, al no comer grasas saturadas ni comida industrial pues el cuerpo se abastece de todo lo bueno que tiene para llevar una buena lactancia.
En fin, sales a la calle y es lo de siempre: ¡Madre mía! ¡Pero qué delgada te has quedado! No, en mi caso, no es ningún piropo porque la conversación continúa con un ‘pero, ¿tu comes, verdad? No vivo del aire. Así, más de lo mismo cada vez que pongo un pie en la calle. Y callo por respeto y por no entrar en una conversación que en esos momentos no me apetece entablar, ya que lo considero una pérdida de tiempo. Pero pienso: Si no comiera, mejor dicho si no me nutriera, mi bebé no estaría tan hermoso, tan lleno de vida con sus casi 7 kilos.
Para mi es un asalto a tu privacidad, a tu intimidad porque yo no veo a alguna conocida por la calle (las amigas no me vienen con estos cuentos domésticos porque ya me conocen suficiente) y le digo: ¡Madre mía! ¡Pero qué gorda te has puesto! Tú engulles, ¿verdad? Seguro que te pegas unos grandes atracones.
Pues no, porque desgraciadamente mucha gente obesa come como un pajarito y y no adelgaza ni un gramo. Así que ni yo tengo que ser una delgada tísica anoréxica, como piensan sus inconscientes cabezas programadas, ni tampoco la otra tiene que ser una bulímica tragona empedernida.
Hubo un boom mediático, hace ya unos diez años, donde sólo se hablaba de mujeres super delgadas etiquetándolas como anoréxicas. Si, la anorexia, apareció una nueva enfermedad. Fuimos bombardeados con imágenes y más imágenes de mujeres desnutridas y tísicas con graves problemas psíquicos. Por tanto, soy consciente y comprendo que a la gente le repugne ver a una persona delgada ya que su inconsciente le recuerda las miles de imágenes de extrema delgadez grabadas en su cerebro. Pero estoy tranquila, porque cada vez hay más personas que saben distinguir entre una persona anoréxica de una delgada y sana.
Siento que deberíamos informarnos más y, sobre todo, respetarnos porque estos comentarios no se hacen porque te preocupe realmente la persona en cuestión sino porque nos gusta ‘xafardear’ (cotillear en menorquín), criticar y aconsejar sin conocimiento. Y ya no hablemos de las imágenes implantadas en nuestra cabecita de lo que es un cuerpo 10…nos pasamos la vida con una lucha interna y externa para conseguir como sea un objetivo marcado mediático que es imposible de alcanzar. Pero este tema lo dejo aquí, ya que me daría para escribir un artículo entero.
Ahora, lo que más me toca las narices de todo esto no es que me recuerden día y noche lo delgada que estoy (tengo espejos en casa) porque esto se arregla en un par de meses cuando la lactancia se estabilice. Lo que me toca las narices, es cómo mucha gente se cree con el derecho de decirme cómo y cuándo dar de mamar a mi bebé y algunas personas, más ‘expertas en la materia’, directamente te ‘obligan’ a que dejes de dar leche materna, a que te dejes de tonterías y empieces con la leche de fórmula que nutre más. Vamos, una programación mediática increíble y un agobio mental que te acaba por poner la cabeza como un bombo y no te deja disfrutar tranquila de tu momento como Madre.
Yo no veo a alguien tomando una cola con su hamburguesa y patatas grasientas y le digo que como siga así pronto estará visitando casi a diario a su médico de cabecera ni tampoco le aconsejo que deje de comer ese tipo de comida a no ser que me pida consejo nutricional.
Tenemos una facilidad tremenda para meternos donde no nos llaman y donde no conocemos.
Los extremos no son buenos compañeros, no, pero si aparecen en tu vida, primero, acepto la situación; segundo, pongo remedio y me doy tiempo para que con el día a día se vaya llegando de nuevo al centro, donde me siento bien.
En otra ocasiones, los extremos como un ataque de ira o un gran enfado hacen que después estés más tranquilo y se pueda dialogar contigo mucho mejor. En este caso sería un buen aliado. De todo se aprende y sobre todo si eres consciente de tu momento extremo y se busca la solución para resolverlo.
No te fíes de las apariencias ya que puedes llevarte una gran sorpresa, a veces buena y otras veces no tan buena…
Salud y Buenos Alimentos
Yo Isasi

nutricionencasa.com

8 comments

  1. Verónica dice:

    Uf si terrible lo q se opina sobre la lactancia y demás. Mi gorda tiene ya 7 meses a punto de cumplir 8. En gral al principio era muy flaquita pero ahora esta sobre los 9,500 kg un bombón! Pero a lo largo de los meses es increíble lo q se opina: q no come suficiente, q come de mas, q hay q espaciar las tomas, pero si llora es q no te sale nada, etc, etc. X suerte leo mucho y me voy. Consultando en grupos pro lactancia, xq si fuera x entorno e inclusive personas de la salud o incluso algunas puericultoras ya habría dejado hace rato! Es terrible la poca o mal información q hay sobre el tema y bueno lo fácil q es emitir opiniones sobre lactancia o cualquier tema referido a los bbs! Ni hablar de q no lo levantes q se mal acostumbra, y puedo seguir todo el día enumerando! Cuestión q hay q estar bien informada, buscar ayuda en grupos ideal de otras madres q sean pro lactancia y ser fuerte y tener la convicción q se puede. Solo muy pocas mujeres tienen impedimento físico, el resto es influenciado mayormente x tanta mal información q tiran la toalla. Lo vi tb en mamas alrededor mío. Algo tan natural termina siendo todo un esfuerzo para las madres puerperas q están/ estamos en un momento muy sensible y cansadas si bien súper felices y un mix de sentimientos q solamente se termina de entender cuando se transita este hermoso camino! ! Hay q estar bien plantadas, realmente no se puede culpar a las madres q tiran la toalla sino a la sociedad, gobiernos y profesionales de la salud en su mayoría q todavía tienen q aprender a mirar y contener desde otro lado. Me siento identificada con la nota jaja! Abrazo y excelente el libro! ! Me llego perfecto

    • Yo Isasi dice:

      Has dado totalmente en el clavo!! Una cosa tan sencilla como dar de mamar se convierte en un calvario social que no para de atormentar y desinformar a las madres. Nos hemos olvidado de una y es cuando tu bebé te pide teta estés donde estés. ¡Ni se te ocurra sacarte la teta aquí que pareces una gitana! Por favor, en el siglo XXI y que todavía tengas que oir estas cosas sobre todo de la gente cercana a ti. Pues, sabes Verónica? Yo me saco la teta donde haga falta si mi bebé me lo pide. Espero que las Madres, en mayúsculas, sean más fuertes que todo este boom contra-lácteo y que no nos pisen nuestra intuición y nuestra convicción por dar lo mejor a quienes más queremos.
      Un abrazo y me alegro de que disfrutes del libro. Prepárate porque estoy con el siguiente y ya te puedes imaginar de qué irá jejejeje

  2. Elena dice:

    Eso mismo me está sucediendo con la menopausia, también soy menuda y delgada, además de gallega y parece que lo normal en la menopausia es estar como una foca, pues no!! no todas nos ponemos tan hermosas!!
    Bicos, Isasi.

    • Yo Isasi dice:

      Si tú Elena estás estupenda!! Ya les gustaría a muchas menopásicas estar como tú!!!
      Sigue así!!
      Un beso muy gordo y gracias por seguir leyéndome.

  3. ser0t0nina dice:

    Sorprendida quedo de saber que todavía hay gente que recomienda la leche de fórmula sobre la lactancia materna…. veo que las antiguas creencias todavía siguen ahí. donde esté la leche de la mamá, que se quite el resto, sin ninguna duda.
    un saludo!

  4. m. dice:

    Lo has clavao! a nadie se le ocurre decir “joder qué gordo estás” pero al contrario pueden llover todo tipo de comentarios..

  5. Maria dice:

    !Ánimo Yo!, la delgadez es un grado dificíl de alcanzar para una gran mayoría de personas (cada vez más) por eso debe de ser tan envidiado. Tienes mucha razón tu articulo; las “escualidas” lo sabemos bien.
    Que nadie entristezca ese tiempo tan bonito que estas viviendo junto a tu bebe.
    Un besazo de otra flaca.

    • Yo Isasi dice:

      Gracias María!!! Gracias tía por tus palabras que sé que me comprendes perfectamente.
      Un besazo muy grande y espero que nos veamos prontito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*