MI MECEDORA: UNA GRAN ALIADA

Mecedora: ‘Una silla cuyos pies están unidos a unas láminas inferiores curvadas permitiendo a la persona balancearse adelante y atrás. La silla está en contacto con el suelo tan solo dos puntos. El asiento se pone automáticamente en una posición en la  que el centro de gravedad de la persona está alineado a los puntos de contacto permitiendo limitar los esfuerzos musculares de movimiento del cuerpo’. Wikipedia.
A los dos días de dar a luz en casa, me vino a la memoria la imagen de mi madre durmiendo a mi hermana en una mecedora mientras le cantaba una nana, mecedora que seis años antes la había utilizado conmigo. Así que dije en voz alta que quería una mecedora y esa misma tarde ya la tenía en casa una que había sido comprada en el mercadillo. En ella he pasado muchas horas, durante más de cuatro meses, dando de mamar y durmiendo a mi bebé. El primer mes eran casi las 24 horas sentada en ella. De tanto balanceo la pobre mecedora ya empieza a hacer su ruiditos pero parece que aguantan lo que le echen. Es increíble como un mueble tan sencillo, y poco visto últimamente en las casas de hoy, tenga tanto provecho para mi en estos momentos. Se lo recomiendo a cualquier mamá ya que es muy gratificante mecer a tu bebé mientras mama o mientras le cantas una nana para que se duerma. Y parece que su balanceo es propicio para que aparezca tu inspiración y empiezas a inventarte canciones para apaciguar y relajar. Estoy asombrada de lo que hacen las hormonas al respecto.
Considero que toda madre debería tener una e incluso si no eres madre. Lo curioso de todo es, que ahora cualquiera que viene a casa a visitarnos en vez de sentarse en el sofá se sienta en la mecedora, como algo inconsciente, directamente pone su trasero en ella y empieza a balancearse y tengo muchos que se han quedado super relajados y otros dormidos. Tengo que decir que de tanto balanceo yo muchas veces también me quedo dormida.
Así que volvamos a ‘sacar del armario’ a tan preciado mueble que nos trae recuerdos de nuestra infancia y ratos agradables de relax y calma.
‘Según un mito americano la mecedora habría sido inventada por Benjamin Franklin, a perras de que ninguna nota de su biografía lo acredita. El origen proviene más bien de Inglaterra en el curso del s. XVIII (hacia 1725). A partir del s.XIX, la mecedora comienza a ser fabricada por las empresas de mobiliario, sobre todo el taller de Duncan Phyfe, pionero en los muebles de estilo Imperio en Nueva York.‘ Wikipedia.

Salud y Buenos Balanceos

Yo Isasi

nutricionencasa.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*