MADRE RECIÉN NACIDA

Si, ‘recién nacida’ ya que una vez damos a luz sé que todas las mujeres dejamos atrás a nuestra niña, a nuestra joven adolescente, a nuestra mujer adulta ‘sin compromisos’ dando paso a la figura de la Madre, sobre todo de la Madre Nutridora. Por mi experiencia en la Nutrición, he tenido muchas madres con esta parte de Nutridora dormida pero que ha despertado nada más empezar una alimentación más rica y sana. Comienzan cuidándose ellas y acaban cuidando también al resto de la familia y ellas vuelven a su equilibrio, se encuentra emocionalmente mejor.
Si, ‘recién nacida’ porque los cambios que aparecen tanto físicos como emocionales son bastante rápidos y muy transformadores.
En mi caso, un gran cambio físico, que al principio llegó a asustarme, fue la caída de mi cabello, había días que podía recoger tanto pelo como para hacer una peluca o enmoquetar mi casa cuando barría el suelo. Con el tiempo la cosa se ha normalizado un poco pero si, se me sigue cayendo y ahora estoy tranquila porque sé que no me voy a quedar calva ya que es parte del proceso. Otro físico, es cómo te cambian las caderas, cómo se desplazan. Las mías volvieron a su sitio al poco tiempo pero si eres de las que no ves que regresan a su estado natural, te recomiendo que visites a un osteópata que te ayude con ello. Y ahora otro cambio más, el cansancio, agotador donde los haya, sensación de resaca continua, y en mi caso fue por la falta de sueño reparador. Seguro que no soy la única que lo ha pasado durante los primeros meses después del parto. Tengo algunas amigas madres que me dicen que hasta pasados los cuatro años no vuelves a dormir como antes y otras dicen que ya no saben lo que significa dormir una noche entera. Me imagino que será como que se nos despierta una parte en el cerebro que nos hace estar en ‘estado de alerta’ por si le pueda ocurrir algo a nuestro ‘cachorro’. Aquí recomiendo que pidamos ayuda, ayuda a tu pareja, a tu madre, a tu suegra, a la canguro para permitirte hacer algunas ‘microsiestas’ a lo largo del día y así ir recuperándote, y por favor, no lo consideres que esto es un capricho, un lujo, no, todo lo contrario, es vital para ti. Permítete este regalo, te aseguro que luego lo compensarás al criar a tu hijo con más energía. Otro ya más de apariencia es cómo algunas descuidamos nuestro aspecto externo y podemos pasarnos todo el día en batín y con las zapatillas de andar por casa, algunas se ‘arreglan’ poniéndose un chandal o unas mallas pero poco más. Yo había días que ni me peinaba o ni me lavaba la cara, incluso ya no tenía fuerzas ni para lavarme los dientes. Y por último, y no menos importante, la inapetencia sexual, si, seamos sinceras, es lo último que nos apetece y menos cuando llega la noche que estamos destrozadas. En esta época de crianza lo que buscamos no es sexo puro y duro sino más bien abrazos, cariños, mimos y muchos cuidados. En este aspecto al estar sola me he evitado el tener que poner excusas, como muchas hacen para evitar situaciones incómodas, pero recomiendo a la madre, que convive con su hombre, que sea clara, que se exprese y pida lo que realmente quiere en este momento ya que él en estos momentos se siente abandonado, desplazado y no comprende muy bien por qué después de pasada la famosa ‘cuarentena’ (y dar el ‘visto bueno’ nuestro médico) todavía su mujer no está al 100% como antes. Asi que no lo dejes pasar, háblale y él lo comprenderá, alguno a regañadientes pero puede que te sorprenda con algo romántico.

‘Los hombres pueden llegar a descubrir que hay otros modos de gozar como los dioses, y que la penetración y la eyaculación son algunas de las tantas maneras posibles, pero no necesariamente la mejor. Sobre todo si es época de lactancia, de noches sin dormir y de espaldas contracturadas.’ Laura Gutman.

No puedo olvidarme de hacer mención a lo que yo llamo la ‘hora tonta‘ que abarca entre, más o menos, las siete de la tarde hasta las diez de la noche y es cuando no se sabe por qué tu bebé se pone a llorar, a estar irritable y no hay manera de consolarlo. Aquí tenemos a las conocedoras en la materia que nos dicen que son los cólicos o los dientes o el calor o el frío…pero después de leer varios libros de Laura Gutman estoy tranquila porque sé que es cuando aflorecen en nuestra criatura nuestra parte más oscura, la sombra, como la llama ella. Si, debemos aceptar que todas tenemos una parte oscura que la refleja a la perfección nuestro pequeño retoño, así que aprovechemos este momento para aprender más de nosotras mismas y no echar la culpa a algo externo y no ser ingenuas pensando que no sabemos qué es lo que le pasa al bebé. Es momento de aprendizaje chicas, de autoaprendizaje, no lo desperdiciemos.
Las emociones están a flor de piel, nos invaden sensaciones muy poderosas a lo largo del día, nos afecta todo mucho ya sea bueno o malo y creo que es importante que ninguna emoción sea reprimida. Si quieres llorar, pues llora, si necesitas expresar tu ira, exprésala, no la reprimas. No estamos locas ni neuróticas, ni histéricas, somos mujeres, Madres que en estos momentos no podemos guardar nada para que nuestro hijo no lo absorba. Toda emoción debe ser expresada, de una manera u otra pero expresada para así liberarnos de carga, malestar y dolor ya que si no lo hacemos a la larga nos puede traer problemas de salud físicos. Más info en Emoción- Dolor, Dolor-Emoción

Las tormentosas emociones se pueden capear con más eficacia si uno comprende que las emociones son simplemente mensajes de nuestro sistema de orientación interior. Cada una tiene una función. Cada una nos dice algo que necesitamos saber. Cada una debe sentirse totalmente y luego liberarse. Es así de simple. Si no ocurre esto, o si una emoción se sofoca o reprime, puede causar alguna enfermedad.
Normalmente ese ‘golpe’ intuitivo sobre lo que significa la emoción sólo llega cuando ya has experimentado totalmente la emoción.’ C. Northrup

Dale la bienvenida a tu recién nacida figura femenina. Ahora, además de ser Amiga, Mujer, Amante y Nutridora, ante todo, eres MADRE.
Salud y Buenos Alimentos.
Yo Isasi
nutricionencasa.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*