¡ADIÓS SOJA QUERIDA!

¡Hasta nunca!, Bon voyage!, Auf wiedersehen!, Sayonara baby….
Si, hasta aquí he llegado con la soja, con todo tipo de soja ya sea legumbre, leche, yogur, texturizada, lecitina, harina, aceite…y si, hasta aquí también con la soja fermentada, por mucho que aún me intenten convencer de que en la soja fermentada es donde están todas las propiedades medicinales de la soja. Ya lo pongo en duda, no me fío ni del tempeh, ni del tamari ni del miso. Con esto no quiero decir que estos últimos sean contraproducentes pero de ahí a que sean medicinales…pues ya no estoy yo tan segura…
Ahora seguro que muchos macrobióticos y vegetarianos se ponen las manos a la cabeza o directamente me tachan de extremista…Sinceramente, me da igual. En España, hace unas décadas, no sabíamos ni lo que era la soja y todos estábamos perfectamente y ahora es tal el boom, el avasallamiento, tanto de la soja en nuestras tierras como la publicidad, que casi todos los productos que nos venden lleva algo de soja en su composición. Un negocio bien redondo transgénico y también ecológico. Y lo peor es que como siempre nuestros pequeños también han sido perjudicados (más adelante la información).
Por fin, están saliendo estudios científicos que empiezan a corroborar mis dudas sobre esta legumbre. Estudios realizados hace décadas que salen ahora a la luz. Nos lo ponen delante de nuestras narices y no lo vemos, siempre pasa igual. La revista Discovery Salud hizo que mis dudas respecto a esta legumbre se convirtieran en una gran afirmación del carácter antinutriente de la soja. Aquí expongo brevemente lo que nos explica:

‘La soja es una leguminosa -de la que fundamentalmente se aprovechan sus semillas- que  crece en las zonas templadas del planeta. Su cultivo está especialmente extendido en Asia, sobre todo en China y extremo oriente no llegando a Europa y América hasta el siglo XVIII. Los antiguos chinos la consideraban un alimento sagrado y atribuían su descubrimiento al emperador Sheng-Nung, inventor para ellos de la agricultura y la medicina.
Actualmente, sin embargo, la mayoría de los más de cien millones de toneladas de soja que se producen en el mundo se cultivan en Estados Unidos, Argentina, China, Malasia, Canadá y Brasil destinándose básicamente a la fabricación de piensos para el ganado y, en menor parte, como aditivo para alimentos.’

Está claro que la soja es una acaparadora ya que a partir de los años 90 arrasa con muchos territorios antes dedicados al trigo o al maíz e incluso amenaza áreas forestales. Lo que me hace pensar esta primera cita es en la cantidad de animales que ahora mismo son alimentados a base de pienso de soja y mucha transgénica, seguro. Así que hay que saber bien la procedencia de la carne que comemos y que el pescado no sea de piscifactoría o los llamados ‘de costa’.

‘Alfredo Embid, coordinador de la Asociación de Medicinas Complementarias dice: ‘La soja, incluso aunque no sea transgénica, produce numerosas patologías; están documentadas en la literatura científica desde hace años (…)La industria de la soja no puede excusarse ya que sabe que es patógena desde hace decenas de años. Sabe por ejemplo que la soja contiene agentes bociógenos desde hace más de 60 años’.

‘Sally Fullon, presidenta de la Fundación Weston A.Price, conocida institución que publica estudios e informes sobre nutrición y salud humana, asegura: ‘Los chinos no comen productos de soja no fermentados como sí hacen en el caso de otras legumbres como las lentejas –porque contienen grandes cantidades de toxinas naturales o antinutrientes que son potentes inhibidores de la tripsina y otras enzimas necesarias para la digestión de las proteínas.Tales inhibidores son proteínas grandes y compactas que no se desactivan al cocinarlas y pueden producir graves desórdenes gástricos, digestión incompleta de las proteínas e insuficiencia crónica en la absorción de aminoácidos. En animales de laboratorio dietas altas en inhibidores de tripsina causan agrandamiento del páncreas y otras condiciones patológicas, cáncer incluido’.

Y siguiendo aparece esta cita que era lo que yo me temía:

‘Son cada vez más los expertos que afirman que los productos fermentados de soja  -el miso, el tempeh, la salsa de soja y el natto- se pueden ingerir pero con mucha moderación porque si no también son dañinos pero no es en modo alguno aconsejable tomar los que contienen ese alimento sin fermentar, leche de soja incluida.’

Y ahora nos comenta sobre la alimentación a base de soja en los más pequeños. Cosa curiosa ya que ha sido recomendada por pediatras a niños intolerantes a la lactosa cuando la proteína de la soja está en el segundo lugar de la lista de alimentos que producen alergias y genera el 25 % de las reacciones graves:

‘Sally Fullon analizaría también qué pasa cuando se alimenta a bebés con soja: ‘Aproximadamente el 25% de los niños que no son amamantados en Estados Unidos toman sustitutivos a base de soja, un porcentaje mucho mayor que en otras zonas del mundo. Y se ha calculado que un bebé alimentado exclusivamente con este tipo de sustitutivo de la leche recibe el equivalente en estrógenos –respecto a su peso corporal- de al menos cinco píldoras anticonceptivas al día (…) Para muchos investigadores los futuros patrones de orientación sexual pueden verse también influidos por esta exposición temprana a hormonas. Además es alarmante el número de casos de niñas alimentadas con soja cuando eran lactantes que alcanzan la pubertad mucho más temprano de lo normal. Temprana maduración de las niñas que  normalmente provoca más tarde problemas en el sistema reproductivo, incluidos problemas con la menstruación, con la infertilidad y con el cáncer de mama’.

Y ya no sólo en los más pequeños sino también hace estragos en los más mayores:

‘El doctor Lon White, especialista en Medicina Geriátrica de la Escuela de Medicina John A. Burns de la Universidad de Hawai (Estados Unidos), asegura que hay una relación significativa entre el consumo diario de dos o más raciones de tofu y una aceleración del envejecimiento cerebral. El estudio que efectuó constataría entre las personas estudiadas que quienes habían consumido habitualmente soja en su edad adulta tenían sus capacidades cognitivas más disminuidas y mayor incidencia de Alzheimer y demencia: ¡Aquellos que comieron tofu parecían cinco años más viejos al llegar a los 75 o 80′. White y sus colaboradores atribuyeron esos efectos negativos a las isoflavonas de la soja. Los resultados confirmarían así los de otro estudio anterior que constató que las mujeres postmenopáusicas con altos niveles de estrógenos en sangre experimentaban mayor declive cognitivo que las que no ingerían isoflavonas de soja.

Es curioso, por no poner otro calificativo, cómo la publicidad nos engaña, sobre todo a las mujeres, con las buenas virtudes de las isoflavonas de la soja.
Y para rematar nos hablan del temido y cada vez más acaparador de vida como es el cáncer:

‘Fullon recuerda que las supuestas propiedades anticancerígenas de la soja se deben a un metaanálisis hecho en 1994 por Mark Messina, médico y profesor adjunto en la Universidad de Loma Linda (California, Estados Unidos), que se publicó en Cáncer y Nutrición y cuenta: “Messina apuntó que de 26 estudios con animales en el 65% se encontraron efectos protectores de la soja. Pero de forma claramente interesada pasó por alto incluir un estudio según el cual la soja provoca cáncer de páncreas. Además en los estudios humanos citados los resultados estaban mezclados. Unos pocos mostraban algunos efectos protectores pero la mayoría no mostraban ninguna correlación entre el consumo de soja y las tasas de cáncer”. Fullon explica luego que por eso su conclusión fue que “los datos de este estudio no pueden ser usados como base para afirmar que un incremento del consumo de soja reduce los riesgos de padecer cáncer”. Bueno, pues resulta que Messina escribiría luego un libro titulado ‘La soja y tu salud’ en el que con total desfachatez afirmaba justo lo contrario y recomendaba tomar una taza o 230 gramos de productos de soja al día “como cantidad óptima para prevenir el cáncer”.
Por lo que se refiere a la osteoporosis Fullon afirma que “la aseveración de que la soja previene la osteoporosis resulta extraordinaria ya que bloquea la absorción de calcio y causa déficit de vitamina D. Si los asiáticos tienen niveles más bajos de osteoporosis que los occidentales, explica, es porque su dieta es rica en vitamina D procedente de las gambas, el tocino y los mariscos así como del abundante calcio contenido en los caldos hechos con huesos”.  No se debería pues a la soja.’

Alfredo Embid: ‘El consumo de soja no sólo no previene el cáncer sino que puede fomentar los cánceres ginecológicos y tiroideos’. Asegurando que se han descrito en la literatura científica “cáncer de páncreas, mayor tasa de cáncer y leucemia infantil, mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama, aumento de cánceres de la vulva, aumento del riesgo de cáncer en la glándula tiroides, aumento de la incidencia de hiperplasia endometrial (estadío precursor del cáncer de útero) y aumento del riesgo de cáncer en la glándula tiroides”. Todo ello por consumir soja.
Además recuerda que en el procesamiento industrial de la soja se produce lisinealina (sustancia cancerígena) y que los solventes utilizados dejan otros residuos cancerígenos como el hexano.

Y para concluir termino con los problemas que puede llegar a generar la dichosa soja que nos comenta Alfredo Embid:
Alteraciones alérgicas y casos de alopecia.
Alteraciones del sistema nervioso como el envejecimiento acelerado del cerebro (estudio realizado en el Centro Epidemiológico de Hawai (Estados Unidos) durante más de 30 años sobre 7.000 hombres demostró que el tofu aceleraba la pérdida de peso cerebral en personas de edad y que cuanta más soja tomaban peores eran sus habilidades mentales”.
Alteraciones del comportamiento: Ansiedad, estrés, agresividad en los humanos y comportamiento de sumisión en animales alimentados con soja.
Alteraciones del sistema inmunitario: La exposición a fitoestrógenos durante el embarazo y la lactancia se ha relacionado con la aparición de enfermedades autoinmunes en los niños.
– Alteraciones endocrinas: En 1988, el doctor Theodore Kay de la Facultad de Medicina de la Universidad de Kyoto (Japón), señalaría: ‘Sabemos desde hace medio siglo que las ratas y los humanos alimentados con soja -especialmente los niños y las mujeres- sufren agrandamientos de la tiroides’.
Los niños alimentados con fórmulas a base de soja tiene el triple de enfermedades autoinmunes de tiroides, según un estudio del Departamento de Pediatría del Hospital Universitario Cornell de North Shore Manaste, Nueva York , Estados Unidos y hasta cáncer de tiroides’.
– Aumento de malformaciones en el nacimiento: El Soy Online Service recoge los resultados de las investigaciones llevadas a cabo por la Universidad John Hopkins (EEUU) que apoyan ‘la potencial conexión entre el consumo de isoflavonas durante el embarazo, las alteraciones tiroideas y los defectos de nacimiento. Y entre esas alteraciones endocrinas cita alteraciones del páncreas (‘los niños alimentados con fórmulas de soja tienen el doble de diabetes’) y alteraciones del tiroides (‘la soja contiene sustancias que debilitan la función de la glándula tiroides. Es bociógena. La genisteína es un inhibidor de la peroxidasa tiroidea más poderoso que los medicamentos normales anti-tiroideos’)
– Alteraciones del material genético: Se han descrito alteraciones de los mecanismos reparadores naturales de las aberraciones cromosómicas y otras alteraciones negativas del ADN’.

Me gusta que una mujer, la doctora Kaayla T. Daniel, especialista en Nutrición clínica de la Asociación Internacional y Americana de Nutricionistas clínicos de Dallas, haya escrito ‘The Whole Soy Story: The Dark Side of America’s Health Food’ y con el apoyo de doctores como Russell Blaylock, Larry Dossey, Nicholas Gonzales, Joseph Mercola, Kilmen McCully, Doris J.Rapp y Jonathan Wright, no se corte ni un pelo para despellejar y desvelar por fin a la endiosada soja y nos diga, sin pelos en la lengua, que: ‘No es un alimento saludable; no es la respuesta al hambre del mundo; no es una panacea. Y continúa: ‘Los de mayor riesgo son los niños que recibieron leche de fórmula de soja, los vegetarianos que toman soja como sustituta a la carne y los adultos con enfermedad cardíaca o mujeres menopáusicas medicados con suplementos de soja.(…) Las personas con problemas de tiroides, reproductivos o con riesgo de cáncer de mama deberían tener cuidado con la ingesta de soja’.

Aquí os dejo un enlace de una entrevista que le hicieron: http://www.dietametabolica.es/sojaentrevista.htm

Sea cierto o no todos estos estudios científicos y toda la información que nos dan estos doctores, lo que tengo muy claro es que para mi se acabó recomendar la soja incluyendo los fermentados. Mi intuición me dice que ya es hora de abandonar esta legumbre, que ya es hora de regresar a casa, si, a nuestra casa donde podemos nutrirnos de alimentos autóctonos y más ricos en todos los sentidos.
Como ya he dicho en alguna ocasión: Renovarse o morir. Eso es lo que me toca a mi y a los míos hacer.

Después de escribir tres emails a Vegetalia preguntando por la procedencia de su soja, esta ha sido la respuesta:
‘Primero de todo disculpe que no le hayamos dado antes una respuesta más específica.
Actualmente, el 70-80% de la soja que utilizamos viene del sur de Francia, concretamente de Lasauziere St. Jean. El resto, que es precisamente la que utilizamos para el tempe, viene de China, ya que de momento no hemos encontrado soja pelada ecológica más cercana. Estamos trabajando para que en los próximos meses sea toda francesa.
El fermentado lo hacemos en nuestra fábrica. Somos los únicos elaboradores de tempe en España.
Espero haber resuelto sus dudas, y si no es así, no dude en escribirme de nuevo.
Saludos cordiales’.
Salud y Buenos Alimentos.
Yo Isasi
nutricionencasa.com

YA A LA VENTA EN EBOOK


Comments

  1. Tuky says

    Sin palabras, lo has dicho todo y bien documentado para los pro-sojahastaenlasopa…. Yo sólo tomaba tempeh pero eso, tomaba…..Gracias!!!!

  2. Dolopalma says

    Muy buen articulo Isasi, siempre he pensado que cuando hay tanto de algo no hay que fiarse. Para colmo el “merca…na” super de confianza para mucha gente ha empezado a comercializar bloques de tofu listo para consumir y llenar de mucosidad a la gente.. como si no lo estuvieran ya.
    Gracias por todo!

  3. Miryam says

    Felicidades! Fantástico artículo, como siempre. Estoy muy de acuerdo. Yo ya hace tiempo me di cuenta de que la leche de soja(que me la recomendaba todo el mundo) no me sentaba bien y mucho menos el tofu. Desde que leí tus artículos deje de tomar ambos y me encontré mucho mejor. Me gustó mucho tu libro pues hablas claramente de lo que conoces. Estoy deseando que vuelvas a escribir otro libro. Gracias por tu sinceridad en los artículos que escribes

    • Yo Isasi says

      Hola Miryam! Me alegro de que te haya gustado el libro!! Estoy preparando ya el segundo que saldrá prontito. Ya os contaré. Va sobre Crianza y además un capítulo que sería como la continuación del primero.
      Gracias por tus palabras!!
      Un abrazo!!

  4. silvia says

    Esta claro que todo hay que tomarlo con moderación, yo no tomo leche de soja pero si que consumo miso y tamari y desde luego no voy a dejar de usarlos, todo , absolutamente todo lo que comemos no es bueno al cien x cien, sabes de lo unico que estoy convencida que habría que erradicar de la faz de la tierra, el azucar.
    Creo que este ultimo es el que nos está enfermando a todos
    Yo tambien leo la revista Discovery Salud desde hace muchos años y ha habido veces que de un año a otro se contradicen, no te creas tu que me son mucho de fiar.

    Un saludo.

    • Yo Isasi says

      Hola Silvia!! Me alegra que me sigas leyendo!!!! Pues eso es lo que importa que seamos libres de elegir sabiendo y conociendo.
      Y si, el azúcar, está en todas partes, es una droga en potencia y lo que más me duele, ahora que soy madre, es que nos engancha desde que somos bien pequeños…
      Ojalá que las nuevas generaciones sepan distinguir el verdadero sabor dulce del adictivo dulce.
      Un abrazo muy grande!

  5. Sushi says

    Hola Yo
    Nunca me fío de los alimentos “mágicos”, sobre todo si son elaborados y publicitados incesantemente por la industria, de ahí que no consuma ni de casualidad leche de soja o similares. Ni lecitina, ni texturizada ni esa asquerosidad de tofu… aaagggg… únicamente fermentada. Y ésta última con moderación, como todo, un par de misos a la semana, tamari con el sushi y en los platos salteados. Me gusta mucho y me interesa en teoría por el aporte de calcio y proteína. Pero he leído tu artículo y me quedo un poco “plof” porque una cosa es que no sea la panacea y otra que pueda provocar cáncer de páncreas, que lo del calcio sea un cuento y que además sea bociógena.
    Cuando Fullon y Embit aseguran que bloquea la absorción de calcio y provoca cáncer ginecológico, de páncreas… amen de otras calamidades, se refieren a la soja en general o a la fermentada? Esto no me queda muy claro. Tengo antecedentes familiares de hipotiroidismo y cáncer de mama, por eso me preocupa este tema.
    Hasta ahora siempre que me sermonean por no tomar lácteos les contestaba que en Asia tampoco y no hay osteoporosis gracias a la soja fermentada… Vaya. Y resulta que es por los caldos con huesos! Ains….
    Gracias, un saludo
    Sushi

      • sushi says

        Gracias Yo, ya conocía tu artículo sobre el calcio pero me ha gustado volver a leerlo.
        Sobre la soja fermentada…. pues prescindiré de ella como norma general salvo ocasiones contadas (no quiero desterrarla “del todo”) :)
        Un saludo
        Sushi

        • Yo Isasi says

          Genial!! Pues seguro que calcio estás aportando a tu cuerpo. Y lo veo estupendo, que cada cual libremente elija, esa es la cuestión!
          Un abrazo grande!!!

  6. Miguel Angel says

    Hola a todos. Yo todavía tenia algo de soja en mi despensa , después de leer este articulo y los consejos de mi padre con 90 años de experiencia pienso tirarlo todo, el ya me decía esto que te comes no puede ser muy bueno , mientras puedas hacerte un buen puchero para alimentarte no te hace falta esa sopa tan negra.
    Estoy de acuerdo con Isasi y mi Padre de que tenemos todos los alimentos que necesitamos al lado de casa autóctonos de nuestra tierra que nos han alimentado durante generaciones , solo falta encontrar los que todavía no se han adulterado
    Un Abrazo

    • Yo Isasi says

      Muchas gracias Miguel Angel!! Está claro que con un Padre así sobran mis artículos jejejeje.
      Estoy contenta de que vayamos despertando y volvamos a nuestro origen, a nuestra casa.
      Y como bien dices…ahora nos falta encontrar los buenos, los que no se han adulterado.
      Un abrazo muy grande!!

  7. Silvia says

    Yo también me he quedado un poco decepcionada al leer el artículo… ya nos habíamos mi hija y yo acostumbrado a tomar miso, tempeh y tamari, y nos sienta bien y nos gusta… habrá que pensarlo eso de seguir tomándolo. Es importante informarse por todos lados ya que a veces cada uno dice una cosa, y ya no sabes que creer, y lo que es verdad o es mentira. Saludos Isasi.

    • Yo Isasi says

      Hola Silvia!! Si, demasiada información, demasiada confusión….yo, en estos momentos tomo una decisión viendo las dos caras de la moneda y eso es lo que debemos hacer todos, cada uno que elija lo que realmente quiere. Simplemente yo me he expresado y tengo que hacerlo también por mi gente, por la cantidad de gente que ha venido a mi a que le oriente con su alimentación por su Salud. Era mi deber sacar esta información a la luz sea o no verdadera.
      Un abrazo muy grande!!

  8. Marian says

    Siempre he tenido a la soja en duda, sobre todo la leche, por su mal sabor y al tofu. Después de leer sobre su polémica en casos de cáncer de mama, más aún. Pero aún así, tengo mis dudas sobre la soja fermentada, el miso, con lo rico que está y las propiedades que parece tener. Me da penilla. Lo cierto es que mi tiroides ha vuelto a la normalidad con dietas depurativas en las que incluía el miso en casi todos los cardos vegetales. Mi experiencia con el miso es buena. Qué producto de la tierra podría sustituir su sabor y sus cualidades?

    • Yo Isasi says

      Hola Marian! Me parece fantástico porque tú elijes y eso es lo que cuenta. Ya sabes y conoces las dos versiones, no se esconde nada. Eso es lo bueno, ahora cada un libre de tomar o no tomar. El miso es un producto fermentado así que lo podrías conseguir de otro producto fermentado pero claro su sabor, su auténtico sabor umami es difícil….mira me acabo de acordar que escribí sobre este sabor en un post. Te lo paso y yo también lo volveré a leer.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un abrazo
      https://nutricionencasa.com/2010/02/21/el-gms-y-la-moda-del-sabor-umami/

  9. Marian says

    Sí, el miso tiene un sabor especial, el sabor umami, pero natural.Todo esto me recuerda a una frase que solía decir de pequeña: si no fuera por el jamón, sería vegetariana. Y es verdad, vivir en Huelva, en pleno corazón del jamón de la sierra de Aracena y que ni lo pruebes, me parecía una locura. El sabor del jamón ibérico es especial, se agarra a la garganta y te atrapa. Con el miso me pasa lo mismo: si no fuera por el miso, dejaría la soja. Puede que sea cuestión de tiempo, pero por ahora me siento enredada en su sabor y en sus propiedades, que las tiene ¿no es así?. Gracias por toda la información que aportas

  10. Claudio Isaza says

    Habia posteado en otro articulo tuyo ..pero con este articulo me queda claro el pq no tomar soja.. ahora a buscar algún alimento que sea bueno y saludable para mi persona. Esto ya que me opere de la vesicula. Saludos desde Chile

    • Yo Isasi says

      Hola Claudio! Me alegra que este post te haya aclarado dudas. Pero no es buscar un sólo alimento sino llevar una buena nutrición con alimentos buenos. Te recomiendo que busques un buen nutricionista en Chile que te asesore y te ofrezca una alimentación sana acorde a tu condición.
      Un abrazo desde España.
      Yo Isasi

  11. says

    Hola preciosa, desde que enviaste el mail llevo con ganas de leerlo pero estoy en la recta final del curso y me es imposible. Hoy he sacado un rato al fin y tengo que felicitarte. La soja hace mucho que no entra en casa, aunque reconozco que si que la he usado y he comido tofu y además por desgracia mis dos hijos son de leche de fórmula, asi que imaginate como tengo el miedo en el cuerpo desde que conozco esta parte de la realidad. En fin que me alegro que hayas tomado esta decisión y que nos sigas informando, este verano me terminaré tu libro que le tengo a medias. Un besazo ♥

    • Yo Isasi says

      Hola Ana!! Gracias por estar por aquí!!!! Bueno, espero que poco a poco puedas ir haciendo los reajustes necesarios y que puedas nutrir a tus peques cada día de manera más sana.
      Gracias por tus palabras y me encanta tu página!
      Un abrazo muy grande!!

  12. Montse Capellades Gallart says

    Gracias por toda la información!!! A raíz de diversas informaciones que había ido leyendo en diversos sitios de internet, hace ya meses que dejé de consumir soja. Soy vegetariana desde hace muchos años y tomaba tofu y tempe juntamente con seitán, que tampoco es adecuado y bebida (leche) de soja e incluso a veces lecitina como suplemento… como dicen en inglés “Oh, my God!!”… dejé todos los productos de soja, también el seitán y como tengo asma dejé los lácteos. Pero aún pensaba que el miso y el tamari podían ser adecuados y acostumbraba a poner un poco de miso en la sopa de verduras y algas que me hago para desayunar porque tengo “problema de tiroides”!!!!! pues que bien!!!!… se acabó el miso y el tamari… tendré que mirar como obtener los beneficios del fermentado por otro camino (puedes darme algunas alternativas??) y el calcio lo saco de las algas, almendras, sésamo y resto de vegetales

    Seguro que hasta mi bolsillo sale ganando. Pero … a mi madre hace 19 años la operaron de un cáncer en el pecho. Fue entonces cuando comenzamos a consumir soja siguiendo el consejo que le dieron y que tanto se ha publicitado y se sigue publicitando de forma machacona y con falta de ética total…. y resulta que ahora tiene un cáncer de hígado que quizás en realidad es de páncreas… leyendo lo que has publicado diría palabras muy fuertes. Además no tiene remedio su cáncer, al menos es lo que la medicina oficial le ha dicho. Desde que yo dejé la soja ella tampoco la toma, ni siquiera miso pero el daño ya está hecho. Nunca he creído en remedios milagro pero este tema de la soja era tratado de manera muy “seria” en publicaciones “serias” sobre alimentación natural y hasta ahora no había dudado, simplemente buscábamos producto de certificación ecológica para que no fuera transgénica. Me pregunto cuanto daño me habrá hecho.
    Un abrazo

    • Yo Isasi says

      Hola Montse!! Muchas gracias por tu comentario!!!La cosa cada vez está peor y así se está demostrando sacando después de tiempo los ‘trapos sucios’. Espero que por lo menos podamos seguir nutriéndonos bien y sin problemas porque a este paso poco alimento nos quedará realmente sin adulterar de una u otra manera.
      Te deseo lo mejor para ti y para tu madre de todo corazón.
      Como fermentados podrías hacerlos caseros como el chucrut o con cualquier verdura. Y mira, antes recomendaba umeboshi pero como están las cosas prefiero tomar alimentos más cercanos a nosotros.
      Un abrazo muy muy grande!!

  13. Loles says

    Hola Isasi. Muchas gracias por esta información tan urgentemente necesaria. Anteriormente en tu blog recomendabas el miso. Yo ya lo consumía pero tú aconsejaste unas marcas y calidades concretas. También he aficionado a mi madre a esta delicia. Por todo lo que he leído deduzco que de vez en cuando tomar una sopita de miso tampoco está mal. ¿Crees que es mejor evitarla incluso en pequeñas cantidades? A mí no me importaría renunciar a ella si sé que puede perjudicar.

    No sé si conoces a Roy Littlesun…Él la recomienda de vez en cuando como desayuno.

    • Yo Isasi says

      Hola Loles!! Pues hace unos días escribí a esa marca que recomendaba de miso para que me dijera exactamente la procedencia de la soja y su manera de fermentarla. Fue una grata respuesta llena de detalles y con una calidad excepcional. Aún así yo ya lo tengo muy claro, fuera la soja de mi vida y de la gente con la que trabajo. Hace unos años no sabíamos ni lo que era así que no creo que nos pase nada por no consumirla. Pero claro, aquí cada uno tiene que elegir lo que crea que es mejor para él.
      Un abrazo muy grande y gracias por tu comentario y leer la web!

      • Jaime says

        Hola he iniciado el dejar la carne y tratar de alimentarme con dieta ovolactovegetariana, en la cual el sustituto de la carne es la soja, la he comido en algunas ocasiones y pues no me ha gustado mucho que digamos, he tratado de ver sus pro y contras y pues estoy sorprendido de que coinciden en qué es un alimento nocivo. Para la salud, no se sí puedas orientarme en darme algunas alternativas de sustitución de la carne. Veo también que hablan mucho de los fermentados caseros, me puedes indicar donde leer sobre esto ya que soy una persona mayor de 60 años y pues quiero cuidarme en el aspecto de salud con una buena alimentación. Y adiós a la soja en forma definitiva. Gracias por orientarnos

  14. says

    Hola,

    he leído este artículo y me parece interesante pero es importante siempre en toda situación saber desde que paradigma, situación histórica y entorno cultural se analizan las cosas, porque es muy fácil perder la perspectiva.

    Un artículo puede demostrar lo que quiera demostrar. es decir, elige de entre todas las posibilidades, esas que apoyan lo que quieren demostrar. Eso lo hacemos todos y como tal, hay que considerar que eso es así.

    ¿Vas a estar más sano por o más feliz o vivir más por regir o basar tu vida “desde” un determinado tipo de alimentación? no. Si fuese así sería tan sencillo como comer algo concreto y ya está.

    La alimentación tiene que formar parte de un equilibrio en tu vida y esa vida tiene que estar en equilibrio en los tres apartados, porque primero rige lo sutil, lo sutil rige sobre lo energético y lo energético rige sobre lo físico.

    La alimentación sea la que sea no te concede acceder a estados superiores de crecimiento espiritual o de conciencia que es al final lo que sí rige tu vida, tu espíritu y finalmente tu físico. Separar estos conceptos y basar ahora que algo es malo o bueno basándolo en estudios regidos desde el paradigma de la ciencia, es como decir que el sol es solo una bola grande de fuego o que la tierra es una masa de algo y que no tiene conciencia, porque claro, la ciencia es tan limitada como el paradigma desde el que se rige y por mucho que quiera no llega más allá la pobre.

    Como dicen los indígenas, tú enfermas del hígado porque te han enseñado que tienes hígado, porque sino lo supieses no te regirías por esos conceptos científicos que son extremadamente limitados. Hay que llegar más allá que lo físico que eso es al fin y al cabo el resultado de lo que se gesta en lo sutil de toda persona.

    La ciencia, como se basa “en el saber” y saber sabe muy poco, cuando sabe un poquito más unos años después te dirá que eso no es así, sino que es asá. Por eso tiene más de una explicación que a su vez se contradice con otras. Es extremadamente limitado e imposible medir nuestra realidad desde conceptos que solo consideran lo físico, pues en realidad es lo menos importante de todo, pero como es lo que podemos tocar la ciencia se cree que eso es todo y desde ahí intenta comprender el mundo y todos detrás de ella al unísono, para no variar, pues es lo que nos inculcan desde pequeñitos.

    Y así la ciencia ahora trata de convencernos en ese artículo nada más y nada menos que “cosas físicas” son las que producen el cáncer o lo que se les ocurra en su limita visión, es que por lo tanto los problemas que se generan en tu cuerpo depende de que comas estás o esas plantas o tomes esto a aquello. No saben curarlo, pero fantasear sobre sus causas se les da rebien. Las enfermedades no se producen por causas físicas sino por causas energéticas regidas en el 99% de los casos por situaciones emocionales sin resolver. Y de ahí sí te puedo demostrar que sí es así, no necesito estudios, porque los estudios se realizan cuando uno no sabe y necesita generar ¨hipótesis científicas” para salir en revistas y alimentar más su ego, ese ego que es tan ignorante como el propio paradigma desde el que se rige.

    Hammer curaba el cáncer (más de 7000 casos hasta que le cerraron la consulta y le destrozaron la vida esos “científicos” que tan bien se les da escribir estos articulitos) porque fue lo suficientemente inteligente como para mirar más allá de lo denso y no basar sus tratamientos en semejantes infantiladas de la ciencia, sino en lo sutil y lo emocional que es lo que mueve todo en nuestras vidas.

    La Macrobiótica no salvó del cancer a la discípula del creador de la Macrobiótica que cuando empezó con él estaba sana… es igual lo que comas o dejes de comer, si tus emociones no están en equilibrio, los alimentos no resolverán tus problemas no resueltos. Además en ese artículo ni siquiera consideran la parte energética de la situación. Con lo cual viene el científico ignorante de turno y trata de analizar si el soja es bueno o mala mirándolo desde su agujerito llamado ciencia, basándose en sus análisis lógicos y numéricos que llegan hasta donde llegan. Ahora resulta que los chinos maestros milenarios, expertos en energía, en medicina, creadores de técnicas de sanación milenarias super exitosas como la acupuntura, I Ching, Tai Chi… ahora resulta que los científicos ignorantes de occidente van a dar clases de medicina y alimentación a los Chinos?

    Okinawa ha sido el sitio del mundo con mayor longevidad y mejor calidad de vida durante miles de años. No conocían la osteoporosis y no comían huesos (que tontería) no tomaban leche de vaca, ni conocían las enfermedades cardiovasculares, ni otras muchas dolencias y su dieta estaba basada entre otras cosas en la soja.

    Pero no es que estaban bien por comer o no comer soja, sino porque su vida era equilibrada, tanto a nivel físico como a nivel emocional y energético y obviamente la comida en esas culturas se considera desde un nivel energético, que es desde donde hay que considerarla, no desde ignorantes estudios científicos que cambian cada cuatro días.

    Una cosa es “integrar” en tu vida un cierto tipo o modo de alimentación y armonizarla en tu equilibrio y otra cosa “basar” tu vida en esa alimentación y creer que estarás más o menos mejor por comer esto o lo otro y esto otro no, sin considerar que eso tiene que formar parte de un todo. Que es lo que hacían en Okinawa o en todas las civilizaciones iniciáticas avanzadas. Lo mismo vale para otros tipos de alimentos. Todo en un equilibrio. La soja, será mejor o peor dependiendo como la integres en tu vida, como todo lo demás.

    No olvidemos que el paradigma de la Macrobiótica está basada en un equilibrio energético. Si la sacas de ese de contexto, la conviertes en un mero recetario de cocina tipo El Bulli en plan japonés y es mucho más que eso. Sacas la soja, la hoja de coca, el cacao, la hoja del tabaco, todas plantas sagradas en su contexto original y las conviertes en meros caprichos occidentales utilizados a destajo sin considerar su verdadera esencia y obviamente causarán todo tipo de cosas, pero la culpa no es la planta, sino el uso que se hace de ella.

    Un científico nunca considerará lo que su paradigma no considere, la culturas ancestrales iban mucho más allá de eso y por eso llegaron hasta donde llegaron ellos y por eso llegamos nosotros hasta donde llegamos con toda nuestra ignorancias científicas y tecnológicas, vacías de espíritu y de ética. Ellas miraban hacía dentro y nosotros seguimos embobados mirando hacía afuera, porque cuando el dedo indica la luna nos quedamos embobados mirando el dedo y nos olvidamos de mirar más allá y contemplar la luna.

    • Jon says

      Hola Mario,hay cosas más importantes que la alimentación, por supuesto.Pero la alimentación es otro factor que contribuye a tener más salud .Cuantos más factores cuidemos mejor.Por curiosidad puedes decir que desayunas,comes,cenas y meriendas?.
      Recibe un saludo.
      Jon.

  15. Roxy says

    hola, interesante el articulo y los datos, pero no entiendo bien sobre la soja, esta diciendo que ahora la soja ya no es natural? o que e su proceso de la industria se vuelve malo. pero de lo que estoy segira es que todo exceso hace daño.

  16. vane says

    La soya no tiene nada de bueno?? eso es lo que se entiende en este articulo, lo pregunto porque me gusta tomar leche de soya al menos una vez al mes

    • Yo Isasi says

      Hola Vane! Esta es mi opinión. Como digo, que cada cual haga lo que crea conveniente. Aquí está la información recogida pero seguro que en otra web podrás encontrar todo lo contrario.
      Un abrazo!

  17. says

    Pues me gusta el comentario, pero la verdad y empece con la menopausia muy jove, y empece a tomar la soja ,y hoy en día no tengo sofocos .q quiern q les diga.. Yo no puedo tomar leche normal. Entonces q puedo tomar.. Esa es mi humilde opinión ..

  18. Esther says

    Hola Yo:

    te escribí en otro artículo, pero quería tomarme mi tiempo para escribirte este comentario… Pensaba hacerlo en el post de la leche de soja, pero como cerraste los comentarios, éste me vale también.

    Resulta que hace poco más de dos meses, me diagnosticaron anemia. Como soy vegetariana, me puse a investigar por internet y di con tu artículo sobre la leche de soja… primero me indigné y quise pensar que eras radical (era lo más cómodo, teniendo en cuenta que bebía 1/2 litro de leche de soja diario), pero mi intuición me decía que llevabas razón. Así que le di una buena revisión a tu web y me pareciste muy informada y coherente. El hecho de que te hackearan la web, me dio todavía más fiabilidad, por algo sería…

    Pues bien, tengo que decirte con letras bien grandes, que G R A C I A S…. Llevaba años tomando medio litro de leche de soja diaria, y sufría de insomnio, cansancio crónico… la neuróloga me dijo que volviera a comer carne para el hierro, a lo cual me niego… así que di con tu consejo y dejé la leche de soja. Resulta, que aunque parezca de anuncio, me ha cambiado la vida… tengo muchísima más energía, duermo mejor, y estoy segura de que en los próximos análisis habrá un mejor resultado.

    Y eso que sólo he seguido ese consejo. Estoy segura de que una terapia contigo debe ser un éxito, pero desde luego, que con toda la información que pones con tanto cariño y desinterés en la web, hay deberes que hacer para ir empezando…

    Sabes qué? estudié el fp de nutrición, pero nos tienen engañados… prefiero mil veces tu web… Gracias a tu valentía de decir verdades que van contra el sistema, con todo lo que ello conlleva, mi salud ha dado un subidón.

    GRACIAS.

    • Yo Isasi says

      Hola de nuevo Esther!! Esto que me cuentas si que me ha dado un subidón!!! Mil gracias por compartir tu experiencia y por tus palabras!! Y sobre todo, me alegro muchísimo de que tu intuición y tu cuerpo te dijeran que la leche de soja te estaba haciendo estragos. Felicidades!!!
      Un abrazo muy grande!!
      Me he emocionado con tus palabras!
      GRACIAS!!!

  19. emilio says

    hola yo Isasi. evidentemente, lo primero felicitarte por tu libro y la web. todo empezó cuando buscaba información sobre el aceite y encontré un articulo tuyo en deortegas.com y de hay a tu libro. el capitulo de la soja es espectacular, de hecho, lo primero que hice al día siguiente fue comprar un tetra y unos postres de avena con la intención de encontrar la marca que mas se adapte a mi paladar (con la soja hice lo mismo) y decirle adiós a la soja.

    la intención de estas líneas es saber, a parte de darte las gracias por todo lo que estas haciendo, y después de buscar entre los muchos comentarios de tu web sin encontrar lo que ahora me interesa, si los brotes de soja son aptos para el consumo.

    un saludo.

    • Yo Isasi says

      Hola Emilio!! Bienvenido a la web y contenta de que te esté siendo útil.
      Referente a los brotes de soja menos aún que la cocinada, por sus antinutrientes.
      Gracias por tus palabras!!
      Un abrazo!!

  20. Esther says

    Hola Yo!!
    Te escribo de nuevo porque estoy investigando más sobre la soja y porque he encontrado la siguiente información a raíz del comentario que te he puesto en lo del sol.
    Hace varios años que conozco DSalud y nunca me han inspirado confianza por esa imagen de “teletienda” que tienen, y porque se contradicen muchas veces. Te pongo el ejemplo que viene al caso. Por un lado tienen el superartículo antisoja que has citado varias veces en este post, y por otra parte tienen otros dos apoyándola: uno pro-lecitina de soja y otro ensalzando sus propiedades terapéuticas. Por cierto, en el de las propiedades terapéuticas hablan de estudios que “demuestran” que la soja es anticáncer… En fin, me apetecía dejar el comentario por si era útil tanto para ti como para los demás, y que dejen de tomarnos el pelo, tanto los alopáticos como los alternativos.
    La fundación Weston.A.Price tampoco me termina de resultar de confianza porque induce mucho al consumo de lácteos ecológicos, y yo soy como tú, Yo, que los lácteos, ni ecológicos….
    De todas formas, desconfío de la soja por el resto de fuentes más fiables que has citado en el post. Yo la he eliminado completamente de mi dieta, aunque Kaayla Daniel en la entrevista que has enlazado, dice que los fermentados sí que son buenos dentro de una dieta variada. Quería preguntarte sobre esto: ya sé que tú también los has eliminado por completo de tu dieta por no ser locales, pero entonces ¿deberíamos eliminar el daikon, la calabaza o el arroz por no ser originarios de nuestras tierras?
    Un abrazo fuerte!

    • Yo Isasi says

      Hola de nuevo Esther! DSalud da información y desinformación como muchas webs alternativas que lo único que consiguen es confundir a la gente pero debemos aprender a leer entre líneaas. Yo no aconsejo los fermentados de soja porque para mi siguen siendo soja. Los alimentos que mencionas nada tienen que ver con esta legumbre. Yo sigo recomendando calabaza y daikon en pequeñas cantidades y no para tomar a diario y el arroz integral si, lo encuentro un cereal de los más equilibrados, por el momento, no sé cuánta ‘vida’ le queda…
      Un abrazo grande!!

      • Esther says

        jajaja pues la verdad es que todo va cambiando!! :) hoy consideramos sano un alimento, pero como tú bien dices, a lo mejor mañana no… La verdad es que al final, la recomendación que no pasa de moda, es no excederse con nada, siempre buscar un equilibrio.
        Un beso!!

  21. Franc says

    Hola, felicidades por tu entrega y tus consejos y tu sabiduría. A muchos creo que nos está cambiando el estilo de vida. Un saludo

  22. Angel Luis says

    Hola Yo, hacia algún tiempo que no entraba a to blog, me he dado 2 cachetes por tardar tanto :(, yo me di cuenta de lo de la soja cuando mi ácido úrico se me disparo, deje de tomar la leche y la lecitina y estoy consiguiendo que vaya bajando, el ácido es un problema, sube sin darte cuenta pero para bajarlo te cuesta horrores, también en mi caso tengo que tener cuidado con el Kuzu y la Umeboshi, cuando alguno de los 2 los tomo a menudo, empieza el hinchazón seguido del dolor en algunas articulaciones y me toca forzar con hierbas drenantes los riñones.
    Espero que sigas con tu mejoría y disfrutando de tu niña.

    Un abrazo.

    • Yo Isasi says

      Hola mi querido Ángel Luís! Pues te recomiendo que dejes una temporada larga sobre todo la umeboshi. A mucha gente no le sienta muy bien.
      En breve escribo nuevo post. Espero que sea de tu agrado.
      Un abrazo muy grande!!

  23. sergio dutra says

    Buenas. mi comentario es para afirmar esto que es una gran verdad todo lo dicho anteriormente sobre la soya.
    Aqui en uruguay se cultiva soya y no es que sea mala, es muy buena ,pero lo malo es la manera en la que preparan el suelo para sembrarla , el herbicida que le ponen mata todo y no tanto es asi que no nace mas nada que la soya ,porque como es transgenica es lo unico que resiste. Pero tambien absorbe todo esto que le ponen al suelo . Entonces es mala hoy en dia por estos herbicidas o mata yuyos tambien les llamamos por aqui y porque son transgenicas para poder adaptarse a estos VENENOS.y bueno cuando comemos soya y procesados de esta tambien tomamos estos pesticidas (venenos) que la planta absorbio , mas todo lo que sufre en procesos para llegar en diferentes maneras a nuestras mesas . Saludos desde uruguay .(sergio)

    • Yo Isasi says

      Hola Sergio!! Muchas gracias por tu comentario y contarnos cómo estan las cosas por Uruguay!
      Un abrazo desde España!
      Yo Isasi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *