LOS AMARGOS ZUMOS NATURALES

Estamos en verano y ahora ‘brotan’, como champiñones, locales donde venden zumos naturales de todos los colores, combinaciones y sabores.
Tenemos muy metido en la cabeza que las frutas son sanas, naturales y llenas de fabulosas vitaminas. Y no lo pongo en duda pero en el momento en el que vivimos, con nuestra tierra llena de contaminantes, pesticidas, herbicidas y fungicidas (más adelante, para abreviar, los llamaré PHF) hace que este slogan mediático ‘frutas sanas, 100% naturales’ no sea cierto, ni un mínimo de cierto, en definitiva, que ha quedado obsoleto.
Mi cometido no es fastidiar el negocio propio a nadie pero quiero que, tanto nosotros los consumidores como los dueños de estas zumerías, sepamos y sepan que no todo es oro lo que reluce.
Al vivir cerca de una playa concurrida y conocida, hace dos años abrieron un chiringuito de zumos, donde cada día se pone a reventar de gente ya que te preparan zumos recién hechos de una gran variedad de frutas (tropicales y exóticas inclusive) y combinaciones varias con unas licuadoras hiper modernas de última generación. La carta es inmensa. Eso si, un vasito (de plástico) te cuesta 3 euros.
Me acerqué para ver qué es lo que ofrecían y cómo. La dueña estaba encantada de las ventas y me decía que hacían los zumos y licuados sin quitar la piel a sus frutas para así tener todas sus propiedades y que ellos eran de los pocos que no añadían azúcar blanco sino que eran 100% naturales. Como siempre, llego yo para fastidiar al personal.
Voy a dejar de lado la parte energética de las frutas como que son expansivas (sobre todo las tropicales) o qué asimilamos realmente de estos zumos al licuar su fruta con una máquina eléctrica ya que no es lo mismo morder que licuar una fruta. Cuanto menos se modifica el alimento en su forma original, más propiedades y cualidades nutritivas tiene. Todos sabemos que se oxidan. Por ejemplo, es mucho mejor el grano del cereal que su harina, por tanto, es mejor la pieza de fruta que su zumo.
A lo que iba. Recordemos que la dueña de la zumería decía que sus frutas eran naturales. Pues no, no son 100% naturales sino frutas rociadas con miles de químicos y algunas de ellas ya transgénicas.
Así que un zumo de esta zumería, como de cualquier otra, si no especifica que su materia prima es ecológica (o ya no ecológica me valdría con que fuera sin usar química para su cultivo), no es natural y, además, estamos pagando 3 euros por un concentrado puro y duro de toxicidad que va directamente a nuestra sangre y que no eliminamos por la orina (al no ser biodegradable) sino que se queda con nosotros, normalmente en nuestra grasa. Y peor me lo pone esta señora si no le quita las pieles. Aunque últimamente ya no me suelo fiar de los sellos ecológicos, prefiero tomar la fruta y verdura que me obsequia Pilar, una clienta encantadora que vive en el campo donde tiene un huerto y no rocía con ningún tipo de sustancia tóxica y qué decir de sus huevos o de sus conejos, toda una exquisitez.
Y ya no hablemos de los licuados o limonadas que llevan un extra de agua: ¿Agua sacada de dónde? ¿Qué agua están usando? Limonada ‘natural’ como la vida misma, con agua que no sabemos calidad ni procedencia, limones no ecológicos y azúcar blanco por un tubo, por lo menos todo es muy refrescante…
Este chiringuito, en concreto, no tiene agua potable así que traen agua en bolsas de plástico rígido que las rellenan en una fuente cercana y, justamente, el agua de esta zona deja mucho que desear y comprobado personalmente cuando vinieron a mi casa a analizarla.
Además, como hace tanto calor te ponen cubitos de hielo que compran en bolsas en la gasolinera. Pues otro tema a estudiar: ¿Este hielo con qué agua lo hacen? Ya investigaré y pondré al corriente pero, bueno, no creo que haga mucha falta saber que esta agua no será de ningún manantial de los Pirineos.
En fin, no quiero amargar el día a nadie con este post pero, hoy en día, no es muy sano tomar un zumo natural. Natural, un adjetivo que debería ser cambiado o eliminado para ser conscientes de que no estamos tomando los auténticos nutrientes de las frutas y que, por supuesto, no son las frutas de antes, las frutas en su estado auténtico y natural.
Veamos un poco más de cerca este gran negocio fungicida, si otro más a añadir a la lista:
- Algunos  PHF, son cancerígenos o producen modificaciones genéticas; al no ser biodegradables, el cuerpo no es capaz de eliminarlos y se quedan en nuestro organismo.
- Además estas sustancias hacen que se disminuya en las frutas el contenido de vitaminas, minerales, oligoelementos aumentando los fosfatos, que acidifican la sangre y los nitratos, que primero se transforman en nitritos y después, en nitrosaminas que ya son palabras mayores, es decir, sustancias cancerígenas.
Es curioso cómo algunos se creen que por lavar sus frutas y verduras con agua del grifo ya es suficiente para eliminar estas sustancias y otros, aconsejan con mucha agua caliente mezclada con sal, limón o vinagre y otros más atrevidos, con unas gotitas de lejía…en fin, sin comentarios, ojalá fuera tan sencillo.

La contaminación por fertilizantes se produce cuando éstos se utilizan en mayor cantidad de la que pueden absorber los cultivos, o cuando se eliminan por acción del agua o del viento de la superficie del suelo antes de que puedan ser absorbidos. Los excesos de nitrógeno y fosfatos pueden infiltrarse en las aguas subterráneas o ser arrastrados a cursos de agua. Esta sobrecarga de nutrientes provoca la eutrofización de lagos, embalses y estanques y da lugar a una explosión de algas que suprimen otras plantas y animales acuáticos. Los métodos agrícolas, forestales y pesqueros y su alcance son las principales causas de la pérdida de biodiversidad del mundo. Los costos externos globales de los tres sectores pueden ser considerables.’ Huiman Tingo María, ingeniero agrónomo de Perú con más de 25 años de experiencia profesional en la Amazonia peruana.

No me quiero poner alarmista pero Vietnam fue un ejemplo claro del poder letal que pueden traer estas sustancias. Entre 1969 y 1970, helicópteros americanos, para cargarse literalmente a la población, rociaron herbicidas, defoliantes y esterilizadores, llamados Agentes Naranja, Azul, Blanco y Púrpura y sales inorgánicas de arsénico, directamente en concentraciones superiores y sin diluir durante más de once años a población civil y a plantaciones donde fueron destruidas casi dos millones de hectáreas cultivadas y se intoxicaron a más de medio millón de personas civiles con 50.000 toneladas de defoliantes y 77. 000 toneladas de gases tóxicos.
‘El Agente Naranja fue uno de los más conocidos herbicidas y defoliantes usados por los militares estadounidenses como parte de su programa de guerra química en la operación Ranch Hand, durante la Guerra de Vietnam con 400.000 personas asesinadas o mutiladas y 500.000 niños nacieron con defectos de nacimientos como resultado de su uso.’ Wikipedia.
Quien creó este agente Naranja fue nuestro ‘querido’ Monsanto, además de Dow Chemical y Diamond Shamrock, que contiene dos herbicidas hormonales con un compuesto de dioxina (TCDD) extremadamente tóxico.
Parece ser que desde agosto del 2012 ha comenzado un programa de ‘limpieza’ de los terrenos afectados a cargo del gobierno norteamericano. El general retirado Nguyen Van Rih dijo: ‘Durante los años sesenta y setenta, vi con mis propios ojos que los aviones y los helicópteros norteamericanos tiraban defoliantes. Los resultados: colinas peladas, bosques destruidos. (…) Durante tres décadas los americanos han negado su crimen. Ahora hacen cualquier cosa. Es un poco tarde. Pero mejor tarde que nunca’.
Está claro que este ‘acontecimiento’ fue una atrocidad y, ahora, nosotros por beber zumos de frutas, no vamos a caer como moscas pero todos, nadie se escapa, tenemos en nuestro cuerpo, a estos insidiosos PHF. Y la acumulación diaria, con los años, nos trae enfermedades como el cáncer.

Un grupo de expertos del Instituto Nacional de la Salud y la Investigación Médica (Institut National de la Santé et de la Recherche Médicale, INSERM) ha publicado un informe donde:  ‘Exponen los vínculos especialmente claros que hay entre la exposición ocupacional a los pesticidas y determinadas patologías adultas como la enfermedad del Parkinson, el cáncer de próstata, y cánceres hematopoyéticos como el linfoma no Hodgkin y el mieloma múltiple. Además, la exposición a pesticidas durante los periodos prenatal y postnatal y en la infancia parece ser un riesgo singular para el desarrollo del niño. Amplios sectores de población se exponen a niveles de pesticidas que aunque aparentemente sean “bajos” infinidad de investigaciones muestran que pueden causar efectos (especialmente en periodos sensibles del desarrollo, tales como el embrionario y la infancia). Y, además, no se exponen solo a un pesticida, sino a complejas mezclas de ellos que pueden tener efectos mayores que los pesticidas aislados.’

No hace falta irse hasta Vietnam, aquí también tenemos el herbicida del momento, ya conocido por todos , Roundup creado por Montsanto: ‘Las ventas mundiales del glifosato, cuyo fabricante básico es Monsanto, superan los 1.500 millones de dólares actualmente y se calcula que crecerán a 2.000 millones de dólares en los próximos 5 años, equivalentes a más de 40.000 toneladas de ingrediente activo. Actualmente las ventas de este herbicida representan cerca del 40% del mercado de agroquímicos a nivel mundial de Monsanto (ventas mundiales totales de 4.032 millones de dólares en 1998). Monsanto en 1998 ocupó el segundo lugar en la comercialización de agroquímicos después de Novartis y el primer lugar en la producción.
El Roundup está en varios países entre los primeros plaguicidas que causan incidentes de envenenamiento en humanos. La mayoría de éstos han involucrado irritaciones dermales y oculares en trabajadores, después de exposición durante la mezcla, cargue o aplicación. También se han reportado náuseas y mareos después de la exposición, así como problemas respiratorios, aumento de la presión sanguínea y reacciones alérgicas. En casos de envenenamientos estudiados por médicos japoneses, la mayoría de ellos por ingestión accidental o intencional de Roundup, pero también por exposiciones ocupacionales, los síntomas de envenenamiento agudo son dolor gastrointestinal, pérdida masiva de líquido gastrointestinal, vómito, exceso de fluido en los pulmones, congestión o disfunción pulmonar, neumonía, pérdida de conciencia y destrucción de glóbulos rojos, electrocardiogramas anormales, baja presión sanguínea y daño o falla renal.’

La patente expiró en el 2000 y ahora la marca registrada sigue existiendo pero bajo muchos otros nombre como: Aquaneat, Aquamaster, Rodeo, Roudnup Pro Concentrate, Genesis Extra II, Razor Pro, Buccaneer….
‘En 1996 Monsanto fue acusado de publicidad falsa y engañosa de los productos derivados del glifosato, acarreando una demanda judicial iniciada por el fiscal general del estado de Nueva York. El 20 de enero de 2007, Monsanto fue declarada culpable de publicidad engañosa por presentar al Roundup como biodegradable y alegar que el suelo permanecía limpio después de su uso. Defensores del medio ambiente y de los derechos del consumidores planteó el caso en 2001 sobre la base de que el glifosato, el ingrediente principal del Roundup, está clasificado por la Unión Europea, como «peligroso para el medio ambiente» y «tóxico para los organismos acuáticos». Monsanto Francia tiene previsto apelar el veredicto.’ Wikipedia.

Otra cosa que no me quiero dejar en el tintero es, cuando vamos a un bar o cafetería y muchos piden un té. Ahora también tenemos teterías por doquier que te hacen mezclas muy sugerentes y atractivas. Pues bien, no es que quiera ser quisquillosa y agobiar al camarero pero, si, tengo que preguntar qué agua van a usar para hacerme ese fantástico thai tea o yogui tea pero, por supuesto, ya sé la respuesta. Así que si tienes valor, te recomiendo que pidas una botella de agua mineral y que, por favor, hagan con esa agua tu té (con los cafés ya es más complicado) ya que agua del grifo de estos locales si la calentamos aumentamos, como mínimo, al doble todas las sustancias nocivas que pueda llevar nuestra querida agua potable nacional.
Aquí termino hoy, que creo que ya es bastante para aguar el festín a los que estáis de vacaciones.
Salud y Buenos Alimentos.
Yo Isasi
www.nutricionenecasa.com

6 comments

  1. amaia dice:

    Hola Yo
    Me encanta que hayas escrito esto de los zumos.Casualidad el domingo pasado fui al mercadillo de Camden,muy famoso aqui en Londres y bueno hay venden de todo.En una zona hay todo stands con comida de todos lados,argentina,peruana,mexicana,polaca,española…y un largo etc.Por supuesto tambien habia un puesto vendiendo zumos!!
    Segun lo vimos,mi chico y yo nos miramos uno al otro y empezamos a reir(a reir por no llorar la verdad).Como tu cuentas,aqui igual,zumos de mezclas de todo tipo.Eso si,tenias que haber visto la licuadora con la que lo hacian,una cacharro viejo, de plastico que no daba muy buen rollo y en el podias ver cosas negras(todos sabemos como se pone la fruta al de un rato,sobre todo cuando ya esta asi molida…)eso si,en la pizarra bien grande ponia 100%natural y saludable…jeejej
    En fin…ufff hay tanto por aprender aun…
    Yo por mi parte no me los voy a tomar,solo pensar que me tomo uno de esos de piña y platano junto y mi estomago ya se enfada conmigo ejejej.

    Un abrazo!!

    • Yo Isasi dice:

      Hola Amaia!! Qué ilusión que sigas por aquí!!! Me encanta que hayasa dejado este comentario y me encanta de que tanto tú como tu chico ya os percatéis de estas cosas.
      Un abrazo muy muy grande y disfruta de lo poquito que te queda en London.

  2. Rosa Ma. Barberà dice:

    Hola Yo,
    Hace poco he descubierto tu web y me encanta!!
    A raíz de este articulo sobre los zumos “naturales % ” te quiero comentar que yo hace tiempo que me fijo en las máquinas que tienen muchas cafeterías para hacer zumos de naranja, estas que van echando las naranjas partidas por la mitad y sale el jugo..una vez se me ocurrió preguntar al camarero si limpiaban la piel previamente y bueno… la verdad es que ni me contesto, se limito a mirarme como si fuera un alienigena soplagaitas..es que nadie se lo ha preguntado nunca?!no hay ningún tipo de inspección de sanidad al respecto?? por no hablar de lo que puede llevar “incrustada” la brillante piel de las naranjas que todos sabemos que del árbol salen “mates” y rugosas…en fin, lo que quiero decir es que en el fondo todos somos un poco cómplices con nuestro silencio y pensar, bah..total de algo hay que morir…no?

    • Yo Isasi dice:

      Hola Rosa! Gracias por tu comentario ya que es un tema que daría mucho de que hablar aunque algunos se callen…
      Muchas gracias y bienvenida a la web!
      Un abrazo!

  3. Sandra dice:

    Hola,

    Acabo de descubrir tu blog y me ha encantado algunos artículos que he visto, sobre todo el de la leche de soja de la que estoy totalmente de acuerdo contigo. Cosa que yo también llevo reivindicando desde hace tiempo.

    A mí no me han sacado ni alergia, ni intolerancia a la lactosa, pero sí sé que los yogures y la leche me dan ardor de estómago y que desde que no la tomo no tengo gastritis ni gastroenteritis, a no ser que haya cogido un virus.

    Y con respecto a este artículo, decir también que ojalá tuvieramos la suerte que tienen muchos de poder comer fruta sin pesticidas, porque como bien dices, el hecho de que te pongan ecológico no implica que lo sea, aunque esté regulado por la OMS, porque los productos que tomamos ahora también están regulados por la OMS y mira por donde andamos.

    Entonces mi pregunta es, ¿qué nos queda a los ciudadanos de a pie para comer: Carne con hormonas, harina modificada genéticamente, embutidos y productos preparados con dextrosa y otras osas, junto con el glutamato que nos hace engordar más y crearnos dependencia, el pescado con mercurio o las verduras y frutas contaminadas con pesticidas? Es triste, muy triste.

    Al final, lo suyo es comer lo más sano para tener una buena calidad de vida, tener pensamientos positivos porque los negativos nos enferman (lo tengo comprobado)y que sea lo que Dios quiera.

    Un abrazo.

    • Yo Isasi dice:

      Hola Sandra!! Bienvenida y me alegro de que te guste la web!
      Pues si, te doy toda la razón!! En ello estamos y a por ello seguimos!!
      Un abrazo muy grande!!
      Por cierto, espero que muchos ya se empiecen a dar cuenta de que la OMS no es la maestra, el oráculo, la buena y la que lo sabe todo. Espero que no seamos tan ingenuos y podamos hacerle menos caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *