ADELGAZAR O ENGORDAR SIN PONER EN JUEGO TU SALUD

mujeres con fisicos diferentes gordos delgado y masa en ropa interiorLos seres humanos nos hemos acostumbrado a vivir en los extremos: ‘Volamos’ por las nubes o nos arrastramos por los suelos; somos de derechas o somos de izquierdas; amamos con todo el corazón u odiamos con todo el alma; estamos estresados por el exceso de trabajo o deprimidos por estar en paro; lo vemos todo blanco o todo negro; veraneamos en playas donde no cabe un alfiler o nos vamos a un retiro donde no hay ni dios; hablamos por los codos o no decimos ni mu; engullimos como cerdos o no probamos bocado; hacemos deporte como si fuéramos atletas de élite o no movemos ni un dedo tirados en el sofá… Parece que no nos encontramos cómodos en el punto medio, en el equilibrio y estamos con la balanza siempre descompensada.
Hablando de balanzas… Estamos tan obsesionados con la báscula que si nos pasamos o no llegamos a ciertos kilos prestablecidos por los cánones de la industria de la moda, podemos llegar a tener problemas psíquicos importantes en relación con la comida y con nuestro físico. Esta obsesión por la báscula nos la inculcan desde que nacemos, justo después de nuestro parto, donde nos pesan como si fuéramos un trozo de carne. Esto último puede parecer exagerado pero se da más importancia al peso que a estar arropados en brazos de nuestra madre nada más llegar a este mundo. Y vamos creciendo y la báscula se convierte en otro más de la familia como la televisión.
Nos han metido en la cabeza de que existe un peso ideal con relación a la altura y si nos salimos de este margen ya estamos perdidos. Y lo mismo pasa con la talla, si eres mujer y usas una talla superior a la 36 significa que eres una gorda-bulímica y si no llegas o te compras la ropa en la sección infantil, eres anoréxica (como siempre etiquetándonos como si viviéramos continuamente en un facebook virtual). No estoy de acuerdo en ello. Cada uno, como ser individual, tiene su peso personal. Y lo importante es que cada uno se sienta bien, ágil, a gusto con su cuerpo y ya no me refiero estéticamente sino sentirse interiormente bien por fuera y también por dentro, por supuesto.
‘La masa corporal magra pesa mucho más que la grasa. Los músculos son un 80% de agua, mientras que la grasa es sólo de un 5 a un 10% de agua. La masa muscular pesa ocho veces más que la cantidad equivalente de grasa. Una persona puede mostrar un peso ‘normal’, e incluso menos, y tener exceso de grasa. Otras podrían pesar mucho más de lo que ‘deberían’ según las tablas de peso y sin embargo tener un porcentaje ideal de grasa corporal. El motivo de esto es que la masa corporal magra pesa mucho más que la grasa. Algunas personas van a aumentar de peso cuando comiencen a aumentar su masa corporal magra, pero al mismo tiempo van a reducir algunos centímetros de volumen. Esto se debe a que 1 kilo de grasa ocupa cerca de 1,4 dm3.’ Dra. C. Northrup.

Hay dos mitos que llevan décadas con nosotros y que los damos por verdaderos sin dar tregua a un punto medio. Uno de ellos es que si alguien está delgado es porque no come y si está gordo es porque se atiborra con todo lo que cae en sus manos. El otro mito, que tiene relación con el anterior, es que si se quiere adelgazar hay que morirse de hambre y si se quiere engordar hay que comer hasta reventar y cuanto más ‘guarro’ mucho mejor.
Algo de cierto tienen estos dos mitos. No hace falta ser un experto para saber y comprobar que si se deja de comer, se adelgazará y que si uno se alimenta a base de comida fast-food y bollería industrial se engordará pero en ambos casos pagamos un alto precio dañando, con el tiempo, a la salud: falta de absorción de nutrientes que trae mareos, cansancio, estreñimiento o diarrea, dolor de cabeza, anemias… (en el primer caso) y colesterol alto, hipertensión, grasa visceral (grasa que rodea los órganos internos), diabetes (en el segundo caso)… como efectos secundarios leves.
En esta sociedad estresada en la que vivimos, tanto si se quiere adelgazar como engordar lo que se busca es que sea en un tiempo récord ya que, claro, no estamos para perder el tiempo pero es curioso que SI lo perdemos para descuidar nuestra salud ya sea en exceso como en defecto y en estos casos nos importa un pimiento ya que le damos más importancia al aspecto físico externo que a nuestro físico-orgánico-energético interno.
Respecto a estos mitos tengo que decir que es posible, y no imposible, adelgazar y engordar comiendo con salud y sin carencias nutricionales. Por mi experiencia lo he podido comprobar con casi todos mis clientes que se han nutrido principalmente con buenos cereales integrales, proteínas de fácil digestión y de buena procedencia (sin excesos o nada de carne roja) así como verduras, algas y con buen aceite de oliva virgen extra primera presión en frío. Una ingesta sin excesos para unos, ni restricciones para otros, les ha llevado a su peso individual, es decir, los que estaban delgados han recuperado su peso y los que estaban con kilos de más, los han eliminado llegando a estar y sentirse más equilibrados. No soy afín a las dietas severas ni a toda la parafernalia propagandística y mediática que hay respecto al ‘cuerpo 10′. Tenemos dietas hasta en la sopa, cada día salen más como los champiñones y tampoco soy partidaria de cebar a grasa saturada por un tubo a una persona delgada para que malengorde. Aunque me dedico a la nutrición no suelo trabajar con gente que quiera adelgazar o engordar sino que quiere aprender a nutrirse después de años de ‘agredir’ a su cuerpo (al principio sin ser consciente de ello) y, de rebote, eso le lleva a recuperar su verdadero peso individual y, lo más importante para mi, su salud.
Me estoy refiriendo a personas sanas ya que hay muchos que están delgados porque sus órganos de absorción no funcionan correctamente o gordos porque sus órganos de eliminación son bastante perezosos. Aquí, además de la alimentación, tendríamos que abarcar otros factores pero que en este artículo no me explayaré en desarrollarlos.
‘Algunas personas que pasan hambre para adelgazar o que comen menos experimentan un aumento de peso, mientras que los que llevan una alimentación equilibrada pierden grasa sobrante. Esto es porque el hecho de pasar hambre debilita el Bazo que no puede transformar y transportar adecuadamente la comida y bebida y esto conduce al aumento de peso. Si se comen los alimentos apropiados, el Bazo es fortalecido, transforma y transporta los alimentos y bebidas adecuadamente, y esto conduce a la pérdida de peso.’ G. Maciocia.

Resumiendo, muchos que empiezan terapia conmigo me preguntan si no engordarán comiendo cereal integral todos los días y otros, si no adelgazarán al no haber comida ‘grasienta’, menos mal que los relajo y luego por si mismos se dan cuenta de que todo es pura ficción mediática y que no hay nada de cierto en lo que predica la televisión y la industria alimentaria y, por supuesto, la farmacéutica, que no se nos olvide esta última hace un gran papelón con sus batidos y mejunjes, tanto para engordar como para adelgazar, aunque ya tiene competencia en la dietética. ¿Y qué pasa con la dietética? Pues que aprovecha todo este cotarro para subir precios (unos suben precios y otros suben kilos…). Aquí no se salva ni el apuntador.

Cambiando de tema pero siguiendo en la línea nutritiva. Comenté al principio que somos seres de extremos y esto ha hecho que los ‘expertos’ se aprovechen de ello para crear una nueva enfermedad: La Ortorexia.
Veamos qué nos cuenta Wikipedia sobre ello:
‘La palabra ortorexia deriva del griego orthos, que significa justo. Esta enfermedad ha sido investigada por un médico que practica la medicina alternativa, Steven Bratman, quien aventuró algunos criterios diagnósticos a través de preguntas como “¿Su forma de comer lo aísla de los demás?”, “¿Se siente culpable cuando come algo no permitido por sus convicciones dietéticas?, o “¿Se preocupa más por la calidad de los alimentos que por el placer de comerlos?”.’
Ahora resulta que el hecho de cuidarnos y preocuparnos por lo que comemos puede llegar a ser una obsesión enfermiza.
‘Esta nueva enfermedad, cada vez más patente en las sociedades occidentales, tiene como precedentes la obsesión por las dietas, el culto al cuerpo y el miedo a la comida tratada con productos artificiales. La diferencia entre anorexia y ortorexia es que la primera está relacionada con la cantidad de comida ingerida y la segunda hace referencia a la calidad de los alimentos que se toman. La ortorexia se define como la obsesión patológica por consumir sólo comida de cierto tipo: orgánica, vegetal, sin conservantes, sin grasas, sin carnes, o sólo frutas, o sólo alimentos crudos. La forma de preparación -verduras cortadas de determinada manera- y los materiales utilizados – sólo cerámica o sólo madera, etc.- también son parte del ritual obsesivo. Las personas ortoréxicas recorren kilómetros para adquirir los alimentos que desean pagando por ellos hasta diez veces más que por los ordinarios –un kilo de peras a salvo de plaguicidas supera los seis euros–; si no los encuentran o dudan de su inmaculado origen, prefieren ayunar; huyen de los restaurantes y rehusan invitaciones para merendar en casa de los amigos por no saber qué les van a ofrecer. Cuando incumplen sus propósitos, les embarga un sentimiento de culpa que desemboca en estrictas dietas o ayunos.’
¿Te sientes identificado con la mayoría de lo que dice el párrafo anterior? Entonces, querido amigo, según los expertos eres ortoréxico compulsivo y puedes dañar a tu salud e incluso producirte la muerte. Vamos, yo te calificaría como un suicida orgánico alimentario…
‘Suele manifestarse en personas con comportamientos obsesivo-compulsivos y predispuestas genéticamente a ello. Introducen en su dieta sólo alimentos de origen natural, probióticos, cultivados ecológicamente, sin grasa o sin sustancias artificiales que puedan causarles algún daño. Paradójicamente, este comportamiento en vez de evitar el trastorno, llega a provocarlo. Características más visibles de un ortoréxico: Obsesión desordenada para comer alimentos sanos (naturales); suelen ser personas con comportamientos obsesivo-compulsivos y los que han sufrido anorexia nerviosa tienen predisposición a padecerla; excluyen de la alimentación carne, grasas y alimentos tratados con herbicidas o pesticidas; pueden tener carencias nutricionales; nunca se saltan su dieta, ni siquiera en ocasiones especiales’.
Intuyo que todo viene de la misma fuente: La industria alimentaria. Su imagen cada vez está más deteriorada y para no perder fieles seguidores tiene que ‘montar’ ciertos estudios ‘científicos’ para seguir con credibilidad y conseguir que la sociedad siga confiando y creyendo que la comida que nos vende es la comida normal. Preguntas típicas: ¿Tú ya no comes ningún tipo de alimento normal?; ¿Ya no volverás a comer nunca normal?… Nos siguen comiendo el tarro para que sigamos creyendo que los que ya no quieren saber nada de hipermercados, supermercados y grandes superficies, no son personas que están en su sano juicio. Increíble pero cierto y con todo esto quieren conseguir que me autoconvenza de que estoy loca de atar y que, por supuesto, necesito tratamiento psiquiátrico con urgencia ya que llevo más de dos décadas consumiendo alimentos sin pesticidas y sin pisar ciertos restaurantes, entre otras características del ortoréxico.
Es patético cómo aún son muchos los que creen que realmente tenemos un problema y eso es lo que hace que la industria alimentaria y la farmacéutica tengan tanto éxito mediático porque lo que dicen ellos va a misa, y hablando de misa, tal vez la Iglesia también tenga algo que ver, tal vez la hostia consagrada (hecha con harinas blancas de trigo) tendría que ser hecha con harina integral y si pudiera ser de espelta mucho mejor, si, gracias, si, porque ya son muchos los ortoréxicos católicos apostólicos…
‘Los síntomas y consecuencias de la ortorexia nerviosa pueden incluir obsesión con la alimentación saludable, desnutrición y la muerte por inanición. Las personas que padecen esta enfermedad suelen tener distintas concepciones de diferentes tipos de alimento. Los productos que contienen conservantes o aditivos alimentarios suelen ser considerados “peligrosos”, los alimentos producidos industrialmente “artificiales”, y los producidos biológicamente “saludables”.’
Si, deber ser que soy una ortoréxica practicante hasta la médula ya que prefiero comer alimentos sin aditivos que con pesticidas y si pueden ser biológicos, mucho mejor. Y por cierto, prefiero que mis meriendas prefiero sean nutritivas, así que  descarto cualquier invitación de bollería industrial… Creo que en breve los psicólogos llenarán sus consultas de ortoréxicos, otro gran negocio.
Si, estoy loca de atar pero lo prefiero a tener que enfermar por comer basura que es lo único que nos ofrece la industria alimentaria sin pensar en absoluto en el ser humano sino en su bolsillo.
Salud y Buenos Alimentos Ortoréxicos.
Yo Isasi
nutricionencasa.com

13 comments

  1. Esther dice:

    Yo he flipado… desde luego, en una sociedad de zombies manipulados, lo raro es ser libre y, entre otras cosas, cuidarse, concienciarse… Qué forma de darle la vuelta a la tortilla, qué poquísimos escrúpulos… Pero bueno, lo mejor que podemos hacer es que nos resbale… Krishnamurti decía que NO ES SANO ESTAR ADAPTADOS A UNA SOCIEDAD PROFUNDAMENTE ENFERMA.
    Felicidades como siempre, YO, sigue así!!!

  2. Armint.- dice:

    ¡Felicitaciones Isasi por el artículo!
    No conocía esta nueva enfermedad de la ortorexia. En este reacomodamiento del planeta, hay cosas que caen como el agua de la montaña. Mucha información, mucho de todo y, en otros lados, poco conocimiento, poco de todo. Creo que el mundo ha cambiado no hace muchos años. Cuando era pequeña, había una sola bebida “refrescante” que no alcanzaba los 200cc, y que solo se compraba en ocasiones especiales, y seguramente se tomaría en una copita de licor.
    Mi madre iba a la feria y traía en una bolsa de cuero los alimentos para la familia, todos naturales, sin conservantes, ni antioxidantes, ni pesticidas, ni nada. Y todo era lo suficiente, nada de excesos.
    Luego vino el cambio y ya no alcanzó la bolsa de cuero( que ahora es plástico)sino que apareció el carrito y el supermercado, y las compras se multiplicaron geométricamente. Basta entrar a un super para ver la cantidad de gaseosas Gigantes que cargan los clientes. Creo que con el tiempo les van a crecer los brazos. Y todo es mucho, más cuando estan vacacionando: bolsas(sacos dicen ustedes, creo) enormes de carne, embutidos, etc.,etc.
    Y entonces vino el desaguisado, el cuerpo enferma y la mente también.
    Finalmente te digo que algo que me pone contenta es el humor que destilas en las notas, y ese humor tiene la facultad de sanar la enfermedad.
    Te dejo una frase de George Orwell del libro 1984. Creo que es así:
    En tiempos de oscuridad universal, decir la verdad es una revolución.-

    • Yo Isasi dice:

      Armint!! Felicidades por tu comentario!!
      Mil gracias por ello y por tus palabras hacia mi y la última frase es la guinda del pastel.
      Un abrazo muy grande!!

  3. Armint.- dice:

    Isasi:
    La frase final es exactamente así.
    EN TIEMPOS DE ENGAÑO UNIVERSAL, DECIR LA VERDAD SE CONVIERTE EN UN ACTO REVOLUCIONARIO.
    Es del autor de “1984″
    De esta forma tiene más fuerza.
    Un saludo afectuoso.-

  4. Amaia dice:

    Hola Yo,cuanto mas leia tu articulo mas indetificada me sentia,en todos los sentidos.Tengo que decir que en mi vida he tenido un par de cambios de peso importantes…con el tiempo descubri que en aquellos momentos en los que mejor estaba ,estaba mas delgada y en lo que peor me encontraba(por diferentes motivos)mi peso subia.
    Al empezar la nutricion macrobiotiva,empece a perder peso,seguramente mi cuerpo ya no lo necesitaba.Eso si,yo en ningun momento senti que estaba a dieta.Es mas,recuerdo ser una de esas personas que tu dices que tienen miedo a comer tanto cereal por miedo a engordar(cosas que nos meten en la cabeza).
    Aun hoy,me siento sana y sobre todo en contacto con mi cuerpo y todo mi ser.Cada dia tengo que escuchar yo tambien las cosas de otras personas:pero que dieta haces para mantenerte asi,escribemelo en un papel jaajaj es una de mis favoritas,que luego les dices que no hay dieta si no comer sano y mas o menos como,pero nadie se compromete,todos son vagos para su propia salud…la gente como tu bien dices quiere cosas que un par de dias…en fin,cada uno vera.
    Ah!y la de :cuando vas a poder volver a comer de todo…tambien me gusta mucho jeejeje.
    En cuano a lo de la ortorexia…es increible que puedan meter en el mismo saco a alguien que quiera cuidarse y sea una persona consciente y a alguien que verdaderamente tiene un problema serio para su salud…
    La sociedad muchas veces me provoca risa…ni tan mal no?al menos que no falte el buen hunor.
    Mil gracias por tu articulo.
    Un saludo desde Australia!

    • Yo Isasi dice:

      Hola querida Amaia!! Me encanta que sigas leyéndome y dejándo tus comentarios!! Me gusta mucho tu frasa ‘La sociedad muchas veces me provoca risa’. Si hay que tomárselo así para no enfermar de locura.
      Espero que tu nueva aventura sea eso, una aventura, y que puedas disfrutar en cualquier parte del mundo.
      Un beso muy grande!!!

  5. carmela dice:

    Hola: me gustan las cosas que dices pero meparece muy difícil hacer una dieta tan sana, tan sana, dicen que es más fácil cambiar de Religión que de manera de comer. Por si me animo, Dónde se compra el Kuzu?. (en Madrid). Si no tomamos lácteos, ¿cómo aportamos calcio a nuestros huesos maltrechos?.Gracias por compartir tu sabiduría.

  6. marimar dice:

    hola buenos dias isasi. desde que lei tu blog he dado un cambio a mi forma de alimentarme yo y mi marido, he ido haciendome con alimentos nuevos, y tambien veo las cosas de otra forma, es meterme en el blog y se me pasa cualquier mal rollo que tenga ese dia y me entusiasmo con poner en practica tus recetas y salir a comprar los productos que recomiendas. mi comentario hoy es que he cogido un par de kilos y me siento un poco hinchada desde que como mas y mejor, y lo que llevo meses intentando es mantenerme o perder un par de ellos. ahora intento tener en el plato cereales, legumbre, verdura y proteina, no es que coma una cantidad exagerada de alimnto, soy mas bien de comer poco, no se si tal vez pueda ser la legumbre, que antes comia muy poca y casi nunca, el resto, verdura y proteina es lo de siempre, y a veces comia mal y me saltaba alguna comida. que crees tu que a que se pueda deber? estare haciendo algo mal? gracias

    • Yo Isasi dice:

      Hola Marimar! Qué bonitas palabras! Estoy contenta! Tal vez sean tus combinaciones o la cantidad de las combinaciones. DIces que comes cereales, legumbre, verdura y proteína en el mismo plato, ojo con esto ya que si tomas proteína animal mejor que no pongas legumbre (proteína animal). Pero no sólo puede ser esto, ya que la parte emocional tiene mucho que ver y algunos pueden engordar sólo mirando…
      Comentas lo del reflujo, eso sería interesante saber qué comes exactamente porque ya es una llamada de atención, algo que mirar…
      No lo dejes pasar.
      Un abrazo grande!

  7. marimar dice:

    se me olvido comentarte, tambien estoy teniendo como reflujo y acido casi todo el dia, me molesta es esofago. gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *